Jueves, 25 de Marzo de 2010

Un ministro israelí agradece a Dios el "privilegio" de ampliar las colonias judías

EFE ·25/03/2010 - 09:41h

EFE - Foto del 23 de julio de 2009 que muestra a un motociclista pasando por el antiguo hotel Shepherd en el barrio de Sheikh Jarrah de Jerusalén (Israel). El ayuntamiento de Jerusalén ha dado permiso para construir 20 viviendas en Jerusalén este, el mismo día en el que el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, y el presidente estadounidense, Barack Obama, se reunieron en la Casa Blanca, informa la prensa israelí hoy, miércoles 24 de marzo de 2010. Según la versión digital del diario Haaretz, los apartamentos para familias israelíes se levantarán en el solar del hotel Shepherd y forman parte de un proyecto del millonario judío americano Irving Moskovitz, vinculado con los ortodoxos radicales.EFE/JIM HOLLANDER

El ministro israelí de Interior, Eli Yishai, agradece a Dios el "privilegio" de haber sido el responsable de la aprobación de la construcción de miles de casas en colonias judías en el territorio palestino ocupado de Jerusalén Este.

"Doy gracias al Creador por el privilegio de ser el ministro que aprobó la construcción de miles de viviendas en Jerusalén", dice Yishai en una entrevista publicada hoy por "Iom leiom", el diario del partido que lidera, el ultra-ortodoxo sefardí Shas.

"Jerusalén es la capital del pueblo judío. Hemos construido en Jerusalén desde hace muchos años y seguiremos haciéndolo", apunta el ministro en la entrevista, recogida por medios locales.

Yishai asegura además que la "reciente conducta" de la Casa Blanca "refuerza" al presidente palestino, Mahmud Abás, y le "provee excusas" para rechazar la reanudación de las negociaciones con Israel, paralizadas desde hace más de un año.

"Desde la visita de (el vicepresidente de EEUU Joe) Biden (cuando estalló el enfrentamiento entre ambos países por un anuncio de ampliación de una colonia judía en Jerusalén Este) vemos constantemente cómo los palestinos endurecen sus posturas una y otra vez", señala.

"Eluden incluso iniciar negociaciones de proximidad con nosotros para no tener que cumplir sus compromisos", agrega Yishai, convencido de que Abás "no quiere la paz".

"Basta ya de dar y dar. Es hora de recibir", dice el ministro antes de subrayar que los israelíes escogieron hace más de un año en las urnas a un Gobierno que "no estuviera dispuesto a ceder en el tema de Jerusalén", que Israel considera su capital única e indivisible.

En la entrevista, el ministro acusa a toda la izquierda de Israel de tener un mismo objetivo: limitar la expansión de la comunidad judía, que no viva en Jerusalén Este ni en barrios árabes, e impedir el crecimiento de la presencia ultra-ortodoxa en la ciudad.

Otros ministros se han pronunciado hoy sobre la reunión que mantuvieron el pasado martes en Washington el presidente de EEUU, Barack Obama, y Netanyahu y que, según el relato de sus entresijos publicado hoy por un diario local, fue una "humillación" del anfitrión a su invitado.

El viceprimer ministro Silvan Shalom dijo a la radio pública del país que la construcción en las colonias judías de la parte este de Jerusalén -practicada por todos los gobiernos precedentes desde su toma hace cuatro décadas- es "incondicional".

"¿Cómo hemos llegado al punto en que construir en Jerusalén se ha convertido en un obstáculo? Si parpadeamos ahora, perderemos todo y el Gobierno caerá", defendió.

Por su parte, el titular de Ciencia y Tecnología, Daniel Hershkowitz, dejó claro que no integra "un Ejecutivo de izquierdas" y alabó a su máximo responsable por defender los intereses del país sin "dependencia de EEUU".

"Si los estadounidenses entendieran que el Gobierno israelí tiene líneas rojas, lo respetarían", agregó.