Jueves, 25 de Marzo de 2010

Cobo y Costa serán perdonados en mayo

El PP de Madrid quiere a Botella como número dos de Gallardón

MARÍA JESÚS GÜEMES ·25/03/2010 - 20:19h

EFE - El vicealcalde de Madrid, Manuel Cobo.

Completamente ya fuera de plazo, el Comité Nacional de Derechos y Garantías del PP se reunió ayer para ratificar lo que ya se sabía desde el pasado mes de enero. El órgano disciplinario decidió mantener la sanción de un año de suspensión de militancia, revisable a los seis meses, para el vicealcalde de Madrid, Manuel Cobo, y para el ex secretario general del partido en Valencia, Ricardo Costa.

La noticia se conocía en medio de la presentación del libro La revolución imparable (Espasa) del ex ministro de Ciencia y Tecnología y actualmente diputado Juan Costa. Entre los asistentes se encontraba su hermano, Ricardo. El afectado se enteraba de la decisión por los medios de comunicación y prefería ser cauto y no hacer ningún tipo de valoración.

Fuentes de la dirección conservadora explicaban que la revisión tocará en mayo. Será entonces, tal y como insinuaron, cuando se les levantará el castigo a ambos dirigentes. Los dos no tendrán, de este modo, absolutamente ningún problema para formar parte de las futuras listas electorales.

En el partido no causó ninguna sorpresa especial. Pero a algunos de los presentes en el evento les pareció de "mal gusto" que se diera a conocer de ese modo. La intención del PP ha sido en todo momento la de minimizar los hechos y que el paso del tiempo contribuyera a enterrar las polémicas.

Ninguno recurrirá

Ricardo Costa fue el primero en ser reprobado el pasado 29 de octubre por su "actitud indisciplinaria" al ratificarse en sus cargos cuando la cúpula nacional le daba por cesado.

Ayer Costa no quería robar el protagonismo a su hermano. Fue imposible. "No sabía nada, me acabo de enterar", repetía. Al final del acto recibía una llamada del presidente del Comité, Alfonso Fernández Mañueco. Ya era tarde. Costa no recurrirá la sanción.

Cobo fue suspendido el 4 de noviembre por una entrevista en El País en la que acusaba a Esperanza Aguirre de haber montado una "gestapillo" para espiarle y calificaba de "vómito" lo que la presidenta de la Comunidad y su equipo estaban haciendo en Caja Madrid para impedir que Rodrigo Rato fuera su presidente. Cada vez que ha podido, Cobo se ha ratificado en sus palabras. Ayer, al saber lo ocurrido, la mano derecha de Alberto Ruiz-Gallardón acató la sentencia, como ha hecho desde el primer día y, eso sí, volvió a incidir en que no le gustaba estar en esta situación "ni un solo día".

El número dos de Aguirre, Ignacio González, también en el acto, dijo que le parecía "bien" la multa: "Es la demostración de que los órganos del partido han hecho la función que les corresponde".

El PP madrileño, no obstante, dio muestras de no enterrar el hacha de guerra con Gallardón. El secretario general y número tres de Aguirre, Francisco Granados, propuso que la concejala Ana Botella sustituya a Cobo como portavoz en el Ayuntamiento, ya que este "no puede formar parte del Grupo Municipal", al dejar de ser afiliado.

Noticias Relacionadas