Jueves, 25 de Marzo de 2010

Zapatero apuesta por préstamos bilaterales a Grecia pero admite la ayuda del FMI

EFE ·25/03/2010 - 08:14h

EFE - El presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero (sentado-i), junto al ministro español de Asuntos Exteriores, Miguel Angel Moratinos (3i), durante un desayuno de trabajo que mantuvo hoy con el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy (sentado-2d), el cual estuvo acompañado por el secretario general del Consejo UE, el francés Pierre de Boissieu (i), antes del inicio de la cumbre de gobernantes de la UE que comienza esta tarde con la intención de aprobar las líneas generales de un nuevo plan destinado a superar definitivamente la crisis y dotar a Europa a medio plazo de un crecimiento económico más sostenible.

El jefe del Ejecutivo español y presidente de turno de la UE, José Luis Rodríguez Zapatero, calificó hoy de "razonable" que los países de la zona euro concedan préstamos bilaterales a Grecia, pero señaló que también es "admisible" la participación del FMI en esta operación de apoyo a Atenas.

En rueda de prensa tras concluir la Cumbre social tripartita, Zapatero insistió en la que solución debe ser básicamente europea y recordó que no se pide solidaridad, sino corresponsabilidad con la moneda única, que necesita fortaleza.

No quiso aventurar cuál será la participación española -que fuentes de su Ejecutivo han cifrado en unos 2.000 millones de euros-, pero garantizó que "aportará como le corresponde" y dejó claro que se trata de otorgar préstamos a Grecia, con lo que el dinero retornaría y con intereses.

La aportación española repercutiría así sobre la deuda pública estatal, que se encuentra veinte puntos por debajo de la media de la UE, pero no sobre el déficit del país, subrayó Zapatero.

Tanto el jefe del Ejecutivo español como el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso (CE), se mostraron optimistas sobre la posibilidad de acordar hoy un mecanismo de ayuda financiera a Grecia.

El presidente del Gobierno confió en "la capacidad de liderazgo" de Barroso y del presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, para superar las reticencias alemanas, principal obstáculo para pactar las medidas de apoyo a Atenas.

Zapatero recalcó que la moneda común conlleva "responsabilidad común", y que en consecuencia la situación de Grecia requiere "una respuesta de compromiso" por parte de los socios de la zona euro.

La solución del problema griego "es de gran importancia para el sistema financiero y para la economía", afirmó el presidente de turno de la UE, quien también señaló la necesidad de mejorar los mecanismos dentro del pacto de estabilidad comunitario.

Barroso, por su parte, calificó de "urgentes y muy relevantes" las eventuales ayudas a Grecia.

El presidente de la CE confió en que "todos los líderes europeos" muestren hoy "su compromiso y su convicción con la unión económica y monetaria", que constituye "uno de los principales éxitos de la construcción europea", destacó.