Jueves, 25 de Marzo de 2010

El pozo de Gran Canaria tiene aún 80 centímetros de agua y lodo que se vaciarán esta mañana

EFE ·25/03/2010 - 12:54h

EFE - Las labores que realiza la Policía Nacional en el Pozo Jinamar para recuperar los restos óseos que se encontraron el pasado viernes mientras se buscaba a Sara Morales, desaparecida en Gran Canaria desde 2006, se complican debido a la cantidad de lodo que se está encontrando.

El pozo en el que la Policía busca los restos óseos que se encontraron el pasado viernes mientras se buscaba a Sara Morales, desaparecida en Gran Canaria desde 2006, alberga aún unos 80 centímetros de lodo y agua que la Policía confía en vaciar completamente a lo largo de la mañana.

La jefa superior de Policía de Canarias, Concepción de Vega, ha explicado a los periodistas que dos agentes trabajan ya de pie en el fondo del pozo y están sacando el lodo con palas y cubetas.

Aunque en un principio se pensó que las labores para drenar el pozo habrían permitido llegar hasta los restos óseos durante la jornada de ayer, los propios trabajos con la bomba de agua hicieron que se moviera la bolsa o saco en la que se encontraban los huesos y que quedara cubierta por el lodo.

De hecho, De Vega ha reconocido que no se tiene localizada la bolsa y que la cámara que se ha venido usando en estos días ya no sirve para buscar entre el lodo, si bien "como queda tan poco", considera que durante la jornada de hoy se podrá sacar todo lo que quede en el interior del pozo.

La máxima responsable policial ha destacado que el pozo es de construcción antigua y se hizo con dinamita, por lo que tiene una forma irregular de tipo cónica que también dificulta las tareas.

"Hay lodo y muchos escombros, incluidas sillas y mesas", añadió De Vega, quien resaltó que también había una especie de estructura de malla metálica que les ha dificultado mucho el acceso, ya que "sólo quitar esas mallas costó varias horas".

Además, hay una especie de viga o traviesa de hierro en mitad del pozo que tiene que ser esquivada cada vez que la cubeta sube o baja, por lo que un tercer agente tiene que conducirla.

El pozo está en el interior de una casona abandonada del siglo pasado que primero fue una finca de explotación agrícola y en los años ochenta fue utilizada para trabajos relacionados con la construcción, según han indicado vecinos de Jinámar.

La zona donde se han hallado estos restos es uno de los "puntos" marcados por la investigación que lleva a cabo la Policía Nacional para tratar de localizar a Sara Morales, que tenía 14 años cuando desapareció.

La búsqueda en este pozo se realiza después de que acabara sin éxito la tareas que se llevaron a cabo la semana pasada en un solar situado en las inmediaciones de un centro comercial de las afueras de Las Palmas de Gran Canaria a petición de la madre de la niña, Nieves Hernández.