Jueves, 25 de Marzo de 2010

Zapatero exige a Rajoy que desautorice a Mayor

Tacha de "inaceptable" la acusación del eurodiputado del PP y de "improcedente" la actitud evasiva del líder de la oposición

GONZALO LÓPEZ ALBA ·25/03/2010 - 13:26h

EFE - El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero.

Tanto o más que la insistencia de Jaime Mayor Oreja ha sido la actitud evasiva de su jefe de filas, Mariano Rajoy, lo que ha colmado la paciencia del presidente del Gobierno ante la reiterada acusación de su supuesta connivencia con ETA lanzada por el portavoz del Partido Popular en el Parlamento Europeo.

"Es una afirmación inaceptable, impropia del debate político y de un dirigente que representa a un partido democrático", manifestó José Luis Rodríguez Zapatero, visiblemente irritado, durante su comparecencia tras la cumbre social celebrada en Bruselas como preludio del Consejo Europeo de primavera.

El presidente subrayó que, sobre todo, le preocupa que la imputación de Mayor "busque provocar fisuras en la unidad de la lucha antiterrorista, en un momento en el que ha avanzado tanto y que tiene logros tan positivos".

En fuentes socialistas y gubernamentales se considera que esas declaraciones ponen de manifiesto que el PP "está dispuesto a todo con tal de recuperar el poder" y, además, revelan la resistencia de la derecha a aceptar que el final del terrorismo pueda llevar la firma de Zapatero.

"Disparate" y "mentira"

"Espero que la responsabilidad vuelva a su sitio, e incluyo las declaraciones [del miércoles] del señor Rajoy, que me parecen también absolutamente improcedentes", señaló el jefe del Gobierno.

El presidente del PP, durante un foro de El Diario Montañés, en Santander, había afirmado el miércoles: "Yo creo que el señor Mayor Oreja tiene un profundo conocimiento de la materia antiterrorista. Ha sido un extraordinario ministro del Interior y, por lo tanto, hay que escucharle, y yo en estas materias, le escucho".

Sin embargo, Rodríguez Zapatero señaló que Rajoy "sabe perfectamente que lo que ha dicho Mayor Oreja es un gran disparate, además de ser mentira e irresponsable".

El jefe del Ejecutivo resaltó la diferente actitud del presidente del PP del País Vasco, Antonio Basagoiti: "Agradezco la posición del señor Basagoiti y espero que el señor Rajoy pase del ni sí ni no, no sé no contesto, quizá a una posición de responsabilidad y de compromiso". Zapatero argumentó que el líder de la oposición "sabe" que la estrategia del Gobierno en la lucha contra ETA es de absoluta "firmeza y determinación", así como que la unidad es un elemento que "nos fortalece" a los demócratas frente a los terroristas.

Críticas en todo el PSOE

La posición de exigencia y de indignación de Zapatero se calcó en las declaraciones de otros dirigentes socialistas. El número dos, José Blanco, aseguró que Mayor padece "el síndrome de Estocolmo o algún otro que le lleva a hacer juicios inadecuados". Después, le aconsejó "prudencia" porque "su tiempo ha concluido".

También la número tres, Leire Pajín, hizo hincapié en una entrevista en Radio Euskadi en la laxitud de la respuesta de Rajoy y en el "clamoroso silencio" del resto de dirigentes conservadores. La secretaria de Organización señaló que le "gustaría" que el líder del PP "escuchara a los ciudadanos que todos los días le recuerdan que no quieren ver a los partidos tirándose los trastos a la cabeza en un tema tan importante como este". Al tiempo, dijo sentir "una profunda indignación" y "muchísima tristeza" por ver cómo "un representante de los ciudadanos puede mentir con el coraje" de Mayor, informa Efe.

Por parte del Gobierno, Francisco Caamaño, juzgó de "gravísima irresponsibilidad" la actitud del eurodiputado del PP. "Él es plenamente consciente del esfuerzo y de la lucha que está haciendo [el Ejecutivo] contra ETA", indicó el ministro de Justicia, quien recordó que los conservadores tienen "toda la información" de la lucha antiterrorista.

Otro ministro, el vicepresidente Manuel Chaves, exigió a Mayor que sea "más prudente y más sensato" y no empantane la unidad contra la banda. Su número dos en el ministerio, Gaspar Zarrías, achacó a la "total debilidad" de Rajoy "dentro y fuera" de su partido el hecho de que no lo haya "desautorizado claramente" todavía, informa Europa Press.