Jueves, 25 de Marzo de 2010

Matas llega sin su mujer a los juzgados de Palma en medio de una nueva pitada

EFE ·25/03/2010 - 08:20h

EFE - El ex presidente del Gobierno balear Jaume Matas, ayer en los juzgados de Palma, donde debía declarar por el caso Palma Arena.

El ex presidente balear Jaume Matas ha llegado a las 9.05 horas, en compañía de su abogado y sin su mujer, a los juzgados de Palma para declarar en el "caso Palma Arena", en medio de una nueva pitada de algunas personas que le gritaron "ladrón" y que le reclamaron que devuelva el dinero.

Matas ha vuelto así por tercer día consecutivo a los juzgados de Palma para declarar ante el juez del "caso Palma Arena", en el que está imputado por delitos de corrupción, en esta ocasión sobre el palacete que compró en la capital balear.

Esta mañana apenas había manifestantes congregados a las puertas de los juzgados de la capital balear, y los silbidos y gritos que recibió el ex presidente autonómico fueron proferidos por un reducido número de personas.

Así, mientras entraba al edificio judicial por la zona del juzgado de guardia Matas pudo oír cómo le gritaban "¡Tienes que ir a la cárcel, ladrón!".

Durante la jornada de ayer, en la que prestó declaración durante seis horas, Matas se desvinculó de la gestión económica y administrativa del velódromo Palma Arena, cuya construcción costó más del doble de lo presupuestado, y justificó el incremento de su patrimonio personal en sus ingresos familiares.

Jaume Matas fue presidente balear entre los años 1996-1999 y 2003-2007, ministro de Medio Ambiente con el presidente Aznar y es el principal acusado en el "caso Palma Arena", en el que se investiga el sobrecoste de la construcción del velódromo de la ciudad en relación con su enriquecimiento personal y una posible financiación ilegal del PP.

Sobre el incremento de su patrimonio, el ex político del PP argumentó que el aumento de sus bienes se debe a sus ingresos y rentas familiares, según fuentes jurídicas consultadas por Efe.

Respecto al velódromo palmesano, cuyo coste se incrementó de 48 a 110 millones de euros, Matas afirmó que él tomó la decisión y fue el responsable político de su edificación, aunque se desvinculó totalmente de la gestión administrativa posterior por cuanto no le correspondía como mandatario autonómico.

La jornada judicial de hoy de Matas, que ayer pasó en los juzgados desde las 9 de la mañana a las 20.30 horas, con un descanso para comer de cerca de hora y media, se espera larga dados los numerosos temas todavía por tratar y la extensión de las preguntas y respuestas durante el interrogatorio.

El ex presidente todavía será preguntado por la edificación del Palma Arena, así como por la compra a un precio mucho más bajo del tasado por Hacienda y la posterior reforma de un piso en un palacete de Palma y por la supuesta financiación ilegal del PP.

Se prevé que finalmente sea hoy cuando concluya la comparecencia judicial del ex político del PP, quien trabaja ahora en Estados Unidos y el lunes por la noche regresó a Mallorca para acudir a su citación judicial.

Cuando finalice su declaración, los fiscales anticorrupción decidirán si piden al juez medidas cautelares para Matas y los otros tres imputados que han declarado esta semana: su esposa Maite Areal, su cuñado Fernando Areal y su amigo y supuesto testaferro, Bartomeu Reus.