Miércoles, 24 de Marzo de 2010

Aznar carga contra la reforma sanitaria de Obama

El ex presidente del Gobierno asegura que es "aún una cuestión abierta" y que muchos americanos se oponen a ella

EFE ·24/03/2010 - 23:49h

José María Aznar.

El ex presidente del Ejecutivo español José María Aznar dijo hoy que la reforma sanitaria aprobada por el Congreso de EEUU "es aún una cuestión abierta" y se hizo eco de los que critican su costo y ponen en duda su constitucionaliad.

El ex mandatario hizo esas declaraciones a la prensa española tras participar en un foro en la Biblioteca del Congreso junto con legisladores republicanos que se oponen a la reforma.

"El intento originario era convertir el sistema americano en un sistema europeo, lo que ocurre es que a la mayoría de los americanos no les gusta", dijo Aznar.

El ex presidente recalcó que muchos estadounidenses "tiene dudas de la constitucionalidad de un derecho que sea convertido en una obligación, o que la sostenibilidad fiscal de esta reforma sea posible".

La reforma ampliará en los próximos nueve años la cobertura médica a 32 millones de estadounidenses que carecen de cuidado de salud.

Según la Oficina de Presupuestos del Congreso, la medida reducirá el déficit en 130.000 millones de dólares (97.000 millones de euros), al elevar algunos impuestos y reducir el gasto en Medicare, el programa de salud para los ancianos.

Aznar afirmó que el futuro de la reforma, que se convirtió en ley el martes con la firma del presidente Barack Obama, "es una cuestión abierta todavía" y enfatizó que "la mayoría de la opinión pública está en contra".

Una encuesta de la empresa Gallup publicada hoy indica, sin embargo, que un 49% de los estadounidenses la apoya, frente a un 40 por ciento que la rechaza.

Esos resultados representan un cambio de opinión notable, pues antes de la votación en el Congreso ganaban los que se oponían a ella.

Aznar reconoció que la reforma "es una victoria importante para la administración y para el presidente Barack Obama".

Al mismo tiempo, enfatizó que los que se oponen a ella mantienen "que la salud es una responsabilidad individual de cada persona" y debe ser el individuo y no el Estado quien tome decisiones al respecto.

El acto en el que participó Aznar fue organizado por la Fundación para el Análisis y los Estudios Sociales (FAES), que él mismo preside, y el Instituto de Líderes Hispanos del Congreso (CHLI, en inglés).