Miércoles, 24 de Marzo de 2010

Ibra llega justo a tiempo

El sueco marca cuando Guardiola ya había pedido su cambio por Bojan, autor del segundo

ENRIQUE MARÍN ·24/03/2010 - 22:00h

Carpe diem. En vista de que el Barça no tiene la frescura ni la chispa que hasta hace poco exhibía, Guardiola hizo suya la famosa locución latina y aprovechó el día, sin confiar en el mañana. De ahí que finalmente no diera descanso a Messi, una decisión que no hubiera sorprendido teniendo en cuenta lo que le espera a los azulgrana en las próximas semanas. El 10 no descansó, pero apenas aportó, con lo cual se puede considerar que lo suyo fue un descanso activo.

Salvo un desajuste inicial que a punto estuvo de costarle un gol por no acompañar todo el equipo la presión de los más adelantados, Osasuna sorprendió a Barça con su planteamiento. Sin delanteros en nómina por las bajas de Pandiani, Aranda y Dady, Camacho tuvo que adelantar a centrocampistas como Vadocz y Masoud, lo cual le garantizaba rigor en la presión, pero le restaba mordiente. A los tres minutos, los navarros sacaron provecho de su presión. Robaron cerca del área del Barça y crearon una clarísima ocasión de gol. Vadocz se encontró solo ante Valdés, pero el guardameta sacó otra mano providencial que reivindica su papel estelar y lo frustrante que debe de ser para él no tener ninguna opción de estar en el próximo Mundial.

Flojo partido del Barça y de Messi, que apenas se dejó ver

Se notaba la baja de Piqué, e incluso de Márquez, quienes mejor sacan la pelota aseada desde atrás. En cualquier otro equipo la ausencia de un central se asociaría con debilidad defensiva, pero no en el Barça, donde los centrales son los primeros en atacar.El Barça juega desde hace unas semanas para que Messi entre en acción las más veces posible.

Valdés evitó la única ocasión de Osasuna, que murió en la orilla

De blanco y con Camacho en el banquillo, Osasuna demostró que no estaba por la labor de devolverle al Barça el favor de la temporada pasada, cuando los de Guardiola ya eran campeones de Liga y le regalaron una victoria en el Camp Nou que les valió para evitar el descenso.

Osasuna cumplía perfectamente el guión establecido de no dejar maniobrar al Barça, pero le faltaba sacar provecho antes de que Messi pudiera despertar de su aparente letargo.

Llegar al descanso con su puerta a cero fue un éxito para los rojillos. Guardiola tenía que mover algo. Pedro entró por Henry, un cambio bastante previsible, tanto por las prestaciones que da el sustituto por lo poco que había hecho el sustituido. Como viene siendo habitual, la incorporación de Pedro supuso además un reajuste táctico, con el canario abierto a la derecha, Iniesta a la izquierda y Messi por detrás de Ibra.

El Barça seguía sin saber cómo sacudirse la presión de Osasuna, con las líneas muy separadas y la circulación de balón espesa. Con Bojan presto para salatr al campo en lugar de Ibra, el sueco se reencontró con el gol. Llegó el gol de Ibra, que después de celebrarlo fue sustituido por Bojan. El Barça recupera el liderato y mete presión al Madrid, que deberá ganar en Getafe para mantenerlo.