Miércoles, 24 de Marzo de 2010

Amarres y cuerdas en un centro de menores

Un inspector de la oficina del Defensor del Pueblo descubrió la presencia de amarres y cuerdas de sujeción en las camas de un centro de menores de Galapagar, en Madrid

PÚBLICO ·24/03/2010 - 21:00h

gabriel pecot - El Defensor del Pueblo, Enrique Múgica.

Un inspector de la oficina del Defensor del Pueblo, que acudió por sorpresa a un centro de menores de Galapagar (Madrid), descubrió la presencia de amarres y cuerdas de sujeción en las camas. También comprobó que los chicos estaban medicados en exceso sin haber recibido información acerca de los fármacos que se les suministraba, según informaron ayer fuentes de este organismo a Europa Press.

Enrique Múgica ha abierto una investigación contra este centro terapéutico de chicos con trastornos de conducta. La visita se produjo la semana pasada a instancias de las denuncias presentadas por varios jóvenes que aseguraron haber sufrido presuntos malos tratos físicos y psíquicos por parte de varios educadores.

Cuatro jóvenes, entre ellos un menor de edad, y varios testigos declararán hoy ante el juez para contrastar las manifestaciones prestadas ya por los educadores del centro.

Discrepancias

"Al inspector le sorprendieron algunas medidas adoptadas. Vio en las camas cuerdas de sujeción para amarrar a los chavales. Había discrepancia entre lo que decía el equipo directivo y los menores. La dirección contaba que en los últimos 20 años, sólo se han usado las cuerdas en 20 ocasiones. Los chicos aseguraban que se emplean a diario para amarrarles incluso hasta 48 horas", indicaron fuentes del Defensor del Pueblo.

Por todo ello, Múgica ha abierto una investigación con la Comunidad de Madrid ante esta "situación alarmante".

El centro está gestionado por la empresa Mental Consulting S.L., pero depende de la Consejería de Familia y Asuntos Sociales. Desde la Comunidad de Madrid insisten en que en el local se emplea "un sistema de sujeción homologado", que se utiliza también en hospitales para pacientes con algún trastorno mental. Además, indican que "todos los medicamentos los prescribe Salud Mental, basándose en los trastornos de los chicos". E insisten en que, por ahora, no han recibido ningún tipo de requerimiento ni de acusación formal.