Miércoles, 24 de Marzo de 2010

Un informe ataca la LES por frenar la innovación

Varios economistas sostienen que aumentar la protección a los autores daña la sociedad de la Información sin ayudar a la industria cultural

MIGUEL ÁNGEL CRIADO ·24/03/2010 - 20:33h

G. SANZ - Michele Blodrin, en una foto de archivo.

El proyecto de Ley de Economía Sostenible (LES) no gusta a algunos economistas, en particular su disposición final que habilita a una comisión administrativa para cerrar páginas de enlaces.

La Fundación de Estudios de Economía Aplicada (de orientación liberal) publica el viernes un estudio donde 25 expertos destripan la LES. Pablo Vázquez, de la Universidad Complutense, y Michele Boldrin, de la Universidad de Washington, se encargan de criticar la disposición final. Éste último es coautor del libro Against intellectual monopoly (Contra el monopolio intelectual, editado por Cambridge University Press).

Las razones que dan son dos. Por un lado, la limitación del uso de Internet no tiene "justificación económica". Para Boldrin y Vázquez, "que los jóvenes más inquietos se hagan maestros de la Red choca frontalmente con la nueva reglamentación de la LES". Niegan también que sea obvio que los sectores culturales "vayan a perder a causa de la descarga y del intercambio de ficheros digitales entre usuarios de Internet".

Para los autores del análisis, estrictamente económico, los cambios tecnológicos inducen siempre un cambio de la organización de la producción y distribución de los bienes y servicios en la industria afectada por el cambio tecnológico. En esta ocasión le está tocando a la industria cultural. "Estos cambios han generado y siempre generarán ganadores y perdedores entre los insiders de la industria", escriben. La cuestión entonces, "no es si se puede parar para favorecer a los antiguos insiders, sino qué medidas favorecen más el desarrollo de la industria (también en nuestro país) y en todo caso cuáles aumentan el bienestar social", añaden.

Entre los perdedores, los autores señalan a las discográficas y a las tiendas de discos. Pero, añaden, el declive de las tiendas físicas se solapa con el auge de las tiendas en Internet. También las discográficas se están adaptando. "Warner, una de las más grandes, tiene ya la mitad de los artistas bajo el sistema de cont4ato 360º". Con este sistemas, las productoras también se llevan un pellizco de cada actividad que realice su artistas, como conciertos, derechos de imagen...)

La segunda razón que esgrimen para criticar la LES es que la norma no va a incentivar una mayor producción artística. "No existe ninguna evidencia que ligue el incremento progresivo de los derechos de copyright con una subida (...) en la producción de música, libros y películas", aseguran.

Como dicen casi al final de su texto, "la cuestión no es y no debe ser encontrar una legislación que permita a los productores de música, libros, o películas ganar más dinero posible. Al contrario, desde el punto de vista del bienestar social, la pregunta apropiada es: ¿qué regulación facilita que se genere la mayor cantidadde creaciones artísticas que puedan ser disfrutadas por más personas (es decir, al menor precio posible)?".