Miércoles, 24 de Marzo de 2010

Ordóñez amenaza con liquidar las cajas de ahorros díscolas

Harto de que no le hagan caso, el gobernador del Banco de España asegura que intervendrá las entidades que retrasen las fusiones

VIRGINIA ZAFRA ·24/03/2010 - 17:59h

 El gobernador del Banco de España. FOTO: ALBERTO SAIZ


Al gobernador del Banco de España se le ha acabado la paciencia. Miguel Ángel Fernández Ordóñez está convencido de que un número elevado de cajas de ahorros necesita una fuerte reestructuración mediante fusiones, pero hay unas cuantas (y varios gobiernos regionales) que no le hacen caso, haga lo que haga. Las ha amenazado en privado, se ha reunido con sus dirigentes y con los presidentes autonómicos para explicarles la urgencia de las fusiones y lo difícil que se plantea el ejercicio que acaba de comenzar, pero sus súplicas, presiones y coacciones han caído en saco roto (ver información adjunta).

Ayer decidió pasar a la acción en público. En un discurso muy duro pronunciado en Valencia ante numerosos empresarios, Fernández Ordóñez dijo que hay una minoría de cajas que está retrasando los procesos de fusión, "bien por sus propias decisiones, bien por la interferencia de sus comunidades autónomas".

Advierte contra las interferencias de las comunidades autónomas

Para ver si con las amenazas públicas tiene más éxito que con las privadas, el gobernador les espetó que en cuanto dejen de ser viables (y está convencido de que así será si no hacen las fusiones que el Banco de España les está exigiendo) las intervendrá y, posteriormente, las liquidará o las venderá. Nada de una salida honrosa como la de Caja Castilla La Mancha (CCM), en la que se mantendrán en sus puestos prácticamente todos los trabajadores y seguirán abiertas las oficinas. Con las cajas díscolas no habrá piedad. Cuando se tomen las riendas, añadió Ordóñez para quien quisiera darse por aludido, "se expedientará a los consejeros y demás órganos de gobierno de las cajas, y [habrá] una reducción mucho más traumática del empleo y los servicios financieros en su región que la que se hubiera producido en el caso de haber acometido procesos ordenados de integración [como los que propugna el Banco de España]. Y todo ello independientemente del aumento del coste para el contribuyente español, del que sin duda ellos serán responsables".

El gobernador se empeñó en dejar claro que sólo unas pocas entidades y regiones se encuentran en esta situación y suponen un peso reducido en el conjunto del sistema, pero aun así exigió a todo el sector que se esfuerce por ser más transparente y "redoble sus esfuerzos para mostrar su realidad" al público.

Para el Banco de España es además imprescindible que se apruebe cuanto antes una reforma de la Ley de Cajas para que puedan captar recursos en el mercado que les permitan elevar su solvencia. De esa forma, no sólo se evitará dijo el gobernador que en el futuro surjan problemas como los actuales, sino que se conseguirá que "las mejores cajas puedan capitalizarse suficientemente" y seguir concediendo créditos. Fuentes del sector aseguran que el Gobierno ya maneja borradores para la nueva regulación, aunque el Ejecutivo de momento lo niega. Esos planes contemplan conceder derechos de voto a las cuotas participativas de las cajas de mayor tamaño (similares a las acciones de los bancos), como ya adelantó Público.

El Banco de España reclama al Gobierno que reforme ya la Ley de Cajas

Fondo de rescate

Por ahora, una de las pocas salidas para conseguir capital que tienen las cajas (además de los beneficios) es el fondo público de rescate (FROB), pero no durará mucho (vence en junio) y es demasiado caro. De hecho, Caixa Catalunya, Tarragona y Manresa pedirán finalmente 1.250 millones frente a los 1.315 millones inicialmente previstos. Así lo aprobaron ayer los consejos de las cajas, informa Glòria Ayuso.

La Xunta de Galicia anunció ayer que presentará un recurso de inconstitucionalidad contra el FROB, a lo que el Ministerio de Economía replicó que todos los informes que maneja "avalan su constitucionalidad", informa Europa Press.

Por otra parte, el gobernador del Banco de España confió en que hoy se alcance en la cumbre de la UE un "acuerdo" para rescatar a Grecia (a la que alabó su plan de ajuste), pero sin "armar ruido".