Miércoles, 24 de Marzo de 2010

La Complutense echará a los agresores del rector

Los alumnos se disculpan ante Berzosa por los altercados

DIEGO BARCALA ·24/03/2010 - 11:43h

La paciencia negociadora del rector de la Universidad Complutense de Madrid, Carlos Berzosa, se agotó ayer. El centro abrirá expedientes de expulsión para los alumnos que participaron en los altercados del pasado martes en protesta por la apertura de los colegios mayores a los dos sexos y la falta de reformas en las instalaciones. En la refriega, Berzosa fue zarandeado, insultado y escupido por varios estudiantes. Y otros dos empleados de la universidad resultaron heridos leves.

El ministro de Educación, Ángel Gabilondo, criticó ayer con dureza este episodio de violencia y exigió medidas disciplinarias a la Complutense. "Llamé al rector para solidarizarme con él y escuché que esperaba las disculpas de los estudiantes. Esta actitud negociadora es muy universitaria y yo respeto la autonomía universitaria, pero no vería inconveniente en que se abrieran expedientes", dijo Gabilondo.

Para el ministro, este tipo de actuaciones "lamentables" se combaten con "la información y el aislamiento" de los culpables. "Doy mucha importancia a lo sucedido y, aunque sólo fuera uno, no valdría con decir que son minorías", añadió.

Berzosa reconoció no haber vivido nunca sensaciones semejantes: "No me dejaron bajar la escalera. Vi en ellos agresividad y hasta odio".

La condena de la acción violenta fue ayer unánime, aunque hubo colectivos que recriminaron al rector los desperfectos de los colegios o la medida de hacerlos mixtos.

Reunión con los alumnos

Berzosa se reunió ayer con representantes estudiantiles en uno de los colegios mayores afectados, el Diego de Covarrubias. Escuchó sus quejas sobre el mal estado de las instalaciones y la "falta de previsión en la coordinación de las reformas en los colegios", según manifestaron los estudiantes.

Los alumnos ofrecieron sus disculpas al rector, que aseguró que los expedientes de expulsión serán desarrollados con la "cabeza fría".

"Mientras haya pruebas, acataremos cualquier decisión disciplinaria. Hemos dejado claro que no hay ningún grupo político detrás de las protestas", resumió tras la reunión el portavoz de la Plataforma de Colegios Mayores, Javier Zaldívar. Berzosa les ofreció un desglose de los gastos e ingresos de cada colegio para demostrar la falta de fondos necesarios para emprender las reformas reclamadas.

Fuentes de la Complutense aseguran que el consejo de gobierno tomó la decisión de aceptar alumnos de ambos sexos ante la creciente demanda de mujeres y con la intención de modernizar las normas. "Si atendiéramos sólo a la tradición, como piden algunos de esos alumnos, la universidad no tendría alumnas", reflexionan en la Complutense.

Sin embargo, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, se mostró partidaria de la segregación: "Yo apoyo que haya colegios para chicas y colegios para chicos, no veo por qué hay que cambiarlo, pero condeno absolutamente las agresiones". Pese a la deuda económica que la Comunidad mantiene con las universidades, la consejera de Educación, Lucía Figar, manifestó que la Complutense "tiene fondos suficientes" para afrontar las reformas que exigen los alumnos.

Noticias Relacionadas