Miércoles, 24 de Marzo de 2010

Netanyahu y Obama se reúnen dos veces en Washington

Jerusalén anuncia la construcción de 20 nuevas viviendas, pero EEUU dará a Isarel un voto de confianza

PÚBLICO.ES ·24/03/2010 - 09:55h

Netanyahu sale de la Casa Blanca tras reunirse con Obama. AFP

El ayuntamiento de Jerusalén dio el visto bueno ayer a la construcción de 20 viviendas más en el Este de la ciudad y planea hacer lo mismo con otras 100, según informa el diario Haaretz. La noticia se conoció mientras el presidente de EEUU, Barack Obama, y el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, se reunían en la Casa Blanca.

Ambos se vieron primero durante 90 minutos. Más tarde, a petición de Netanyahu, volvieron a reunirse otra media hora. Ninguno hizo declaraciones.

Las relaciones siguen tensas entre ambos países por el tema de los asentamientos, aunque pueden haber cambiado. La prensa israelí asegura que la atmósfera en la Casa Blanca parece ser un poco más positiva y que Washington está dispuesto a dar un voto de confianza a Netanyahu.

Los periódicos estadounidenses, sin embargo, no lo ven tan claro. The Washington Post habla hoy de un cambio en las relaciones entre los dos países reflejado en el hecho de que Obama no saliera a recibir a Netanyahu a su llegada al Capitolio.

De hecho, el diario sugiere que Israel se está empezando a aislar de EEUU y de Europa, poniendo como ejemplo la decisión ayer de Londres de expulsar a un diplomático israelí por los pasaportes falsificados por el Mosad en Dubai.

La ausencia de declaraciones -como pasó con el caso del Reino Unido ayer- puede significar, sin embargo, un intento por rebajar las tensiones. El portavoz de Netanyahu, Nir Chefetz, dijo que la reunión había transcurrido en "una atmósfera cordial" y anunció que los mandatarios se volverán a ver las caras hoy "para seguir discutiendo" sobre la situación en Oriente Medio.

Jerusalén, innegociable

EEUU se pregunta si Israel está preparado para adaptarse a las conversaciones de paz y cumplirá su compromiso

Las declaraciones de los dos últimos días han estado de nuevo confrontadas. La secretaria de Estado, Hillary Clinton, advirtió a Israel durante su conferencia ante el lobby judío AIPAC, que Israel debe tomar responsabilidades en el proceso de paz. Eso incluye de manera inevitable la congelación de los asentamientos proyectados. Netanyahu le contestó que Jerusalén no se negocia y que no es un asentamiento, sino "la capital de Israel".

En una reunión anterior, Clinton rebajó el tono asegurando que la seguridad de Israel es un prioridad para los estadounidenses. Eso no parece estar en duda. Lo que sí lo está es la capacidad de Israel para adaptarse a las negociaciones de paz con los palestinos.  

Según Haaretz, las nuevas construcciones que serán levantadas en el solar del hotel Shepherd, situado en el barrio de Sheikh Jarrah. Forman parte de un proyecto del millonario judío americano Irving Moskovitz, vinculado con los ortodoxos radicales. Ambas partes saben que los asentamientos en Jerusalén Este son el principal obstáculo. Pero Netanyahu, de momento, ha dejado claro que no piensa negociar.

Noticias Relacionadas