Miércoles, 24 de Marzo de 2010

Juristas creen que el acoso al juez "beneficia a los asesinos"

Defensores de derechos humanos elogian la labor de Garzón a favor de la Justicia Universal

IÑIGO ADURIZ ·24/03/2010 - 00:30h

Soberón, Pérez Casas y Joinet, ayer, en Madrid. - G. Sanz

"Las únicas personas satisfechas por las investigaciones a Baltasar Garzón son las que cometen crímenes de lesa humanidad". Con estas palabras, el abogado y secretario general de la Federación Internacional de los Derechos Humanos, Luis Guillermo Pérez Casas, alertó ayer de lo "peligroso" de las imputaciones de Garzón para la credibilidad de la judicatura española.

Él encabeza la misión de solidaridad con el magistrado que ha dirigido una carta al presidente del Tribunal Supremo y del CGPJ, Carlos Dívar, exigiendo que "se sobresean los procesos abiertos" contra Garzón, en especial, el relacionado con sus investigaciones de los crímenes del franquismo. Creen que la actuación del juez en este caso "se ajustó al derecho internacional".

El abogado elogió la trayectoria de Garzón, que en su opinión "ha hecho evolucionar el derecho internacional", y ha dado con sus actuaciones "esperanzas" a víctimas de crímenes de lesa humanidad "de todo el mundo".

Pérez Casas reiteró que "fuera de España resulta incomprensible que el juez que se ha atrevido a investigar los crímenes del franquismo" acabe siendo el investigado. La dictadura, a su juicio, es aún una "herida no cerrada" en España. "Es preocupante para toda la humanidad que siga habiendo símbolos fascistas en las calles españolas", citó como ejemplo.

La investigación a Garzón resulta especialmente "increíble" en América Latina, según explicó Francisco Soberón, director de la Asociación Pro Derechos Humanos peruana. Allí "se valora muy positivamente" su trayectoria profesional contra los enemigos de los derechos humanos, explicó.

"Puede que los responsables estén muertos y que haya una Ley de Amnistía, pero las víctimas existen y sus familias también", agregó por su parteLouis Joinet, tercer miembro de la misión y abogado emérito de la Corte de Casación francesa. Él se mostró a favor de que esas víctimas "ejerzan su derecho a la verdad".

Amigos en todo el mundo

Si las causas contra Garzón siguen abiertas, los miembros de la misión no descartan pedir ayuda a la relatora de la ONU sobre los derechos humanos, Margaret Sekaggya. Su carta ha sido avalada por 59 organizaciones de derechos humanos y por más de 150 juristas. Y es que, según apuntaron, Garzón "tiene enemigos poderosos, pero también tiene amigos en todas las latitudes del planeta".