Miércoles, 24 de Marzo de 2010

Mayor insiste sin pruebas en que Zapatero negocia con ETA

Antonio Basagoiti es el único dirigente del PP que sale en defensa del Gobierno socialista: "Hoy en día está en la derrota" de la banda terrorista

MARÍA JESÚS GÜEMES ·24/03/2010 - 00:30h

Mónica Patxot - El portavoz del PP en el Parlamento europeo, Jaime Mayor Oreja, durante la campaña electoral.

No es la primera vez ni será la última. El portavoz del PP en el Parlamento europeo, Jaime Mayor Oreja, desempolvó ayer sus viejas tesis y afirmó, sin ningún tipo de prueba, que en este momento hay una "segunda negociación" del Gobierno con ETA.

El ex ministro del Interior dijo tener "la certeza" de que el proceso está pendiente de dos fechas claves: las elecciones municipales del próximo año, en las que se logrará que la organización terrorista "se haga presente" en los ayuntamientos y en las instituciones del País Vasco, y las generales de 2012, donde la banda "devolverá el favor" a José Luis Rodríguez Zapatero para que gane esos comicios.

El eurodiputado dice que Zapatero y la banda son "aliados potenciales"

Durante su participación en el Executive Forum España, Mayor Oreja sostuvo que "Zapatero y ETA no son adversarios sino aliados potenciales" porque ambos buscan "una España debilitada".

A su juicio, hay "muchos síntomas" de que algo está ocurriendo. Por ejemplo, "el esfuerzo desmesurado" que, según él, existe "por separar a ETA de la izquierda abertzale", algo que considera "una imposibilidad metafísica". También dijo que las declaraciones de Zapatero, señalando que los éxitos policiales demuestran que el proceso de la primera legislatura ha sido "un "éxito", son una demostración de que es "mentira" que se haya producido una "rectificación de la política antiterrorista".

Sus palabras desconcertaron por completo a la dirección del PP. La imagen que Soraya Sáenz de Santamaría ofreció cuando se le preguntó por este tema resumió a la perfección la sorpresa. La portavoz conservadora en el Congreso se quedó desencajada. Los periodistas quisieron conocer su opinión hasta en siete ocasiones y ella sorteó todos los intentos con respuestas de manual, informa Miguel Ángel Marfull.

Santamaría elude hasta siete veces opinar sobre su compañero de filas

Sáenz de Santamaría recomendó al Ejecutivo socialista que "para evitar cualquier tipo de inquietud" evite "con todos los medios legales a su alcance y con las modificaciones que tenga que hacer que Batasuna se vuelva a presentar". Sobre la acusación lanzada por su compañero de filas, ni una valoración. Además, insistió en que el acuerdo que su partido mantiene con el Gobierno en la lucha antiterrorista "se mantendrá mientras se mantenga esta estrategia, que ha dado tan buenos resultados".

Rajoy calla

Rajoy también eludió pronunciarse. "¿Comparte usted las declaraciones de Mayor Oreja?", le preguntaron los periodistas en los pasillos del Congreso. "Ahora no, por favor", fue toda su respuesta.

La cúpula nacional no va a desautorizar al europarlametario, pero marca las distancias. Los colaboradores de Rajoy explicaban ayer que Mayor podía decir lo que quisiera pero que la posición del partido es la que fija el presidente nacional del PP y que esta es de "apoyo" al Ejecutivo.

Desde hace meses, el jefe de la oposición viene reiterando el respaldo de su partido a la actuación del Gobierno. Es más, en muchas ocasiones Rajoy ha comentado que Zapatero podría contar con él para superar la crisis si "rectificara en materia económica tal y como hizo con la política terrorista de la legislatura pasada".

El PP nacional seguirá manteniendo la prudencia y sólo enviará tenues advertencias. No piensa romper el Pacto Antiterrorista a menos que tenga sobre la mesa pruebas irrefutables de que existe un diálogo y ahora mismo no las tiene.

Fue lo mismo que defendió ayer el líder del PP vasco, Antonio Basagoiti. Este dijo que respetaba "profundamente" el diagnóstico de Mayor pero que él no opinaba lo mismo. "A día de hoy me guío por los hechos y estos son que en el pacto que tenemos con el PSE-EE y lo que se ve en la política nacional, se está en la derrota de ETA", indicó en Onda Cero.

"Se ve que ya no hay subvenciones a Batasuna en los Presupuestos vascos, que se quitan carteles de asesinos de las calles, que la Ertzaintza se pone las pilas, y que se prestigia la Constitución, el Estatuto y los símbolos nacionales en el País Vasco", comentó.

Basagoiti aprovechó para enviar un mensaje a la izquierda abertzale. "En esta ocasión no vale con una condenilla. Sólo podrían concurrir si rechazasen ese proyecto totalitario". Para él 2011 va a ser "la prueba del algodón".

Ayer el equipo de Mayor rompía una lanza en su favor. "Es fiel a sus pensamientos", explicaban. También recordaban que fue él quien ya alertó en su día de los contactos entre el Gobierno y ETA antes de que se produjera la tregua de marzo de 2006. Por eso, destacan, podría ser visto como un "toque de alerta". El europarlamentario, Carlos Iturgaiz, fue de los pocos en secundarle: "La prueba irrefutable de que el Gobierno negocia con ETA es que no ha revocado la autorización que le dio en 2005 el Congreso".

Entre algunos de sus compañeros, Mayor sembró cierto malestar. "Siempre va por libre", le reprochó un diputado harto de que interfiera siempre en la vida del partido y rompa la estrategia interna sin contemplaciones. "Es una mosca cojonera", resumía otro dirigente conservador que le ve "obsesionado".