Miércoles, 24 de Marzo de 2010

Guti acumula ya 60 días de baja

Un golpe en el cuádriceps, la última dolencia que lo deja fuera

GONZALO CABEZA ·24/03/2010 - 08:20h

Guti e Higuaín en el entrenamiento de ayer. - afp

Guti suma ya 60 días de baja en lo que llevamos de temporada y si mañana no está en Getafe acumulará 12 partidos que no juega por lesión. Pequeñas molestias que en otros jugadores no tendrían importancia se convierten en muros infranqueables para el centrocampista del Real Madrid, un futbolista de porcelana al que, por lo visto, cualquier contratiempo deja fuera de combate.

El último se conoció ayer poco después del entrenamiento. Guti no había podido terminar la sesión por un golpe en el cuádriceps de la pierna izquierda que le ha dejado el músculo contracturado, según rezaba el parte médico difundido posteriormente por el Madrid. El informe en cuestión relataba que el jugador pasará en observación "las próximas 24-48 horas". Según fuentes médicas consultadas, a cualquier otro futbolista un golpe como el que padece Guti no le impediría disputar mañana el encuentro contra el Getafe.

Es la cuarta lesión que sufre el mediapunta en esta temporada

No es la primera vez que una dolencia menor saca de un partido al de Torrejón. De hecho, un hematoma fue capaz de mantener a Guti un mes y medio fuera de los terrenos de juego. El 14, que no acepta las críticas a sus prolongadas ausencias, mandó "a coger amapolas" a todos aquellos que cuestionaban que esa dolencia pudiese tenerle tanto tiempo en el dique seco.

Aquella eterna lesión no se produjo por un lance del juego ya que, de hecho, en aquellos días Guti era un proscrito. La sonrojante derrota por 4-0 en Alcorcón destrozó la armonía blanca y el mediapunta cargó con gran parte de las culpas. Su actitud en el descanso con gestos a la grada y una acalorada discusión con Pellegrini lo dejaron fuera. El partido de Alcorcón fue el 27 de octubre y el centrocampista no volvió a vestirse de corto hasta el 9 de enero.

Guti tardó un tiempo en coger el ritmo, pero cuando lo hizo se reencontró con su mejor fútbol. Entre el 31 de enero y el 13 de febrero fue titular ante Málaga, Deportivo y Espanyol, con tres victorias seguidas en las que se convirtió en el líder del Madrid y el jugador más elogiado. El momento cumbre fue el taconazo en Riazor con el que dejó solo a Benzema para marcar a puerta vacía.

También estuvo fuera por decisión técnica tras el partido en Alcorcón

Guti volvía a brillar y con sus pases permitía ver un Madrid más espectacular. Hasta que un día antes del partido contra el Xerez, un encuentro en el que sabía que iba a ser privado de la titularidad, se volvió a romper. Primero un mínimo esguince de tobillo, después una pubalgia. Un mes en el dique seco reavivó las dudas sobre él. A su vuelta a los terrenos de juego los elogios también se acumularon, pero reapareció en el parte de bajas. La lesión le apartará casi con seguridad de Getafe y es duda para el derbi del domingo.

En las alegrías y en las penas lo que no le faltan a Guti son apoyos. De puertas para afuera los elogios se acumulan. Pellegrini siempre tiene palabras positivas hacia el jugador, sus compañeros no dudan en halagarle cuando son preguntados por él y la dirección deportiva utiliza términos absolutos para glosar su figura. "Tiene una calidad original que le hace diferente, cualidades excepcionales como las suyas son de agradecer en un equipo", comentaba ayer Miguel Pardeza, director de fútbol del Madrid.

Incluso, la grada, con la que no siempre conectó, ahora idolatra a Guti. Pero su grandeza es intermitente, se le puede pedir lo mejor, pero nada asegura que vaya a estar disponible para entregarlo. Su "poca tolerancia al dolor", como lo definen algunos en las oficinas del club, juega malas pasadas.

Mejuto pitará el clásico

El Real Madrid-Barcelona del próximo 10 de abril, el partido que puede ser clave para el desenlace de la Liga, ya tiene asignado un juez. Será el árbitro asturiano Mejuto, quien sólo ha dirigido un clásico, en el que el Madrid venció en Barcelona 0-1.