Martes, 23 de Marzo de 2010

Obama firma la reforma sanitaria en memoria de su madre muerta

Los fiscales de 13 estados conservadores denuncian la nueva ley ante un tribunal

ISABEL PIQUER ·23/03/2010 - 17:15h

"Firmo esta ley, en nombre de mi madre que luchó contra las compañías de seguros en los últimos días de su cáncer". En la Casa Blanca, ante los congresistas que contribuyeron a su victoria, Barack Obama ha promulgado la reforma sanitaria que sus predecesores no pudieron conseguir. Aclamado por los suyos, sonriente como nunca, el presidente de EEUU subrayó lo histórico de la ocasión. "Hoy, tras casi un siglo de pruebas, hoy, tras más de un año de debate, hoy, después de que se hayan contado todos los votos, la reforma del sistema sanitario se convierte en ley en Estados Unidos. Hoy".

Y aunque todavía quedan por aprobar unas enmiendas en el Senado, la batalla legislativa ha terminado. Pero la firma no ha apaciguado los ánimos, más bien todo lo contrario. Los republicanos, enfurecidos, han tomado las armas.

Siete minutos después de que Obama firmara la ley, 13 fiscales generales de estados en su mayoría conservadores, cumplieron sus amenazas y denunciaron la reforma por anticonstitucional, en un tribunal de Pensacola (Florida). La maniobra legal de Virginia, Florida, Carolina del Sur, Michigan, Nebraska, Texas, Utah, Pennsilvania, Alabama, Dakota del Sur, Idaho, Washington, Colorado y Luisiana, tiene implicaciones inciertas.

Los demócratas piensan que su victoria es su gran baza

La mayoría de los analistas legales coinciden en afirmar que, aunque la denuncia progrese, y está por ver, y llegue teóricamente a la Corte Suprema, esta no tiene por costumbre revocar legislaciones de tanta relevancia, por lo que la iniciativa probablemente quedará en papeleo y polémica, porque mientras se resuelve el asunto, la reforma seguirá su curso.

"Todo el mundo necesita respirar profundamente", declaró, antes de que la demanda se hiciera oficial el portavoz del fiscal general de Idaho, Lawrence Wasden, que no parecía tenerlas todas consigo, "la ley tiene más de 2.000 páginas. Necesitamos tiempo para revisarla y comprobar si viola o no los derechos de la persona y construir un caso. Hay sanciones muy serias para fiscales que presentan demandas frívolas".

En el Congreso, las declaraciones incendiarias se iban sucediendo. John McCain, que lucha por la reelección como senador por Arizona frente a un candidato tea party, no quiso que le tildaran de moderado y afirmó que "ya no habría cooperación hasta finales de año" en el resto de la agenda legislativa, confirmando así que los republicanos han decidido convertirse en el "partido del no".

Menos crispación

Los demócratas piensan que su victoria es su gran baza y calculan que de aquí a noviembre, cuando los estadounidenses vean alguna ventaja de la reforma, el tema no generará tanta crispación sobre todo si la situación económica sigue deteriorándose.

"Si la ley hubiera fallado, cada uno de los representantes que la apoyaron hubiera resultado debilitado políticamente", declaró David Axelrod, uno de los más próximos colaboradores de Obama y el arquitecto de su campaña electoral, "pero los pronósticos catastrofistas no se han materializado".

La reforma beneficia a las farmacéuticas

Subidas en Wall Street
El poderoso ‘lobby’ farmacéutico ha logrado frenar los aspectos de la primera versión de la reforma sanitaria que más le dañaban. Muestra de ello, es que las acciones bursátiles de Pfizer y Merck fueron de las que más se revalorizaron en Wall Street al conocerse la aprobación de la ley.

Aumento de las ventas
La extensión de la cobertura sanitaria a 32 millones de personas aumentará las ventas y, con ello, los beneficios de la industria farmacéutica.

Fármacos subvencionados
El Gobierno subvencionará también los medicamentos de marca (y no sólo los genéricos, como se pretendía) a las personas mayores de 65 años, cubiertas por el sistema de Medicare.

Patentes
La exclusividad para explotar la patente de los fármacos biológicos pasa de los siete años previstos a doce. Estos medicamentos, con los que se tratan enfermedades inmunes como el lupus o la esclerosis múltiple –casi exclusivas de países desarrollados–, son una de las líneas de investigación prioritarias de las farmacéuticas, por su elevado coste de mercado y la larga duración de los tratamientos.

Noticias Relacionadas