Martes, 23 de Marzo de 2010

Sarkozy promete "erradicar las bases de ETA en Francia"

El crimen "deshonra" a quienes apoyan a los terroristas, asegura en el funeral del policía galo asesinado la semana pasada

ANDRÉS PÉREZ ·23/03/2010 - 22:27h

Con toda la solemnidad posible, los presidentes Nicolas Sarkozy y José Luis Rodríguez Zapatero asistieron este martes a la ceremonia fúnebre por el policía francés Jean-Serge Nerin, que murió el martes de la semana pasada en un intercambio de disparos con un comando de ETA. Salvo uno, el resto de los terroristas siguen a la fuga, pero Nicolas Sarkozy aseguró que París "erradicará todas las bases de ETA en Francia".

El presidente francés manifestó que este crimen "deshonra a los que lo han cometido" y "a quienes les apoyan". "Las cosas claras señor presidente del Gobierno español: Francia nunca se dejará intimidar jamás por el terrorismo, durante el año 2009 fueron detenidos 33 miembros de ETA en Francia, nuestra movilización es total", aseveró.

El oficio fúnebre tuvo lugar hacia el mediodía en la sede central de la Prefectura del departamento de Seine-et-Marne, en la ciudad de Melun, situada a unos 50 kilómetros al suroeste de París. De esa prefectura depende la ciudad de Dammarie-en-Lis, lugar donde se produjo el tiroteo que se desató cuando varios agentes, con pocos medios, montaron un control policial con el que creían estar haciendo frente sólo a delincuentes comunes.

Sarkozy trasladó su especial agradecimiento a Zapatero y al ministero del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, por "el sólido gesto de su presencia" en el acto. "En nombre de Francia quiero darles las gracias por su solidaridad y apoyo en este momento. España, está al lado de Francia hoy al igual que ayer cuando Francia lloraba las víctimas españolas", agregó.

Sin avances

El presidente Sarkozy no hizo en ningún momento alusión al hecho de que la investigación por el tiroteo ha avanzado poco. Joseba Fernández Aspurz, el único detenido durante el choque, ha sido imputado por "homicidio con agravantes" y ha ingresado en prisión preventiva. Los otros miembros del comando -entre los que figura con toda probabilidad el autor material de los disparos- siguen fugados.

Tampoco se refirió al error cometido el fin de semana pasado con la difusión de un vídeo de una cámara de vigilancia de un Carrefour de la región, en la que se presentó oficialmente durante unas horas a un pacífico grupo de bomberos españoles como los autores materiales de la que es la primera muerte de un policía francés a manos de la banda terrorista.

José Luis Rodríguez Zapatero, que se reunió más tarde con el presidente francés en el Palacio del Elíseo, agradeció a Sarkozy el "compromiso de perseguir uno a uno los miembros de ETA". "Francia y España sienten un gran pesar por la muerte del policía francés, pero quienes tienen que tener grave inquietud son los miembros de ETA porque serán perseguidos sin descanso por dos grandes policías", sostuvo el presidente español.

El brigadier jefe Nerin fue ascendido por Sarkozy el viernes, a título póstumo, al grado de comandante. Ayer le concedió ante el féretro la orden de Caballero de la Legión de Honor, antes de que sus restos mortales partieran hacia Cayena (Guayana, Amazonía francesa) para ser inhumados. Zapatero, por su parte, le impuso la Medalla de oro al mérito policial de la Policía Nacional española.

En caliente, la semana pasada, Sarkozy afirmó que planea elevar a 30 años de cárcel la pena mínima no revisable para los autores de homicidios de agentes del orden. Varios sindicatos de magistrados denunciaron una escalada más de lo que denominan la "inflación legislativa carcelaria".