Martes, 23 de Marzo de 2010

Netanyahu: "Jerusalén no es un asentamiento, es nuestra capital"

"Todo el mundo sabe que esos barrios (donde se planea la constrcción) serán parte de Israel en cualquier acuerdo de paz"

PÚBLICO.ES ·23/03/2010 - 10:50h

Netanyahu, en un discurso de la reunión anual en Washington del Comité de Acción Política Americano-Israelí. REUTERS

Israel va a defender Jerusalén por encima de cualquier cosa. Así lo hizo saber ayer en Washington el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, ante el AIPAC, el principal lobby judío estadounidense. El líder israelí aseguró que en cualquier acuerdo de paz que se quiera firmar, el control de la ciudad deberá estar bajo mando de Israel.

Por eso, dejó claro que, desde su punto de vista, el hecho de seguir construyendo en Jerusalén Este no impide una solución de dos estados. Las dos últimas semanas, las relaciones entre EEUU e Israel se han visto gravemente deterioradas precisamente por este tema.

Antes de viajar a Washington, el primer ministro israelí pidió al secretario de Vivienda, Ariel Atias, que no participara en la  ceremonia de inauguración de una nueva remesa de casas para no seguir tensando la cuerda, según informa el diario Haaretz. Aunque Netanyahu no tiene en mente ceder en ese sentido tal y como demostró ante el AIPAC.

"El pueblo judío construía Jerusalén hace 3.000 años y el pueblo judío construye Jerusalén hoy. Jerusalén no es un asentamiento. Es nuestra capital", dijo Netanyahu ante cerca de 7.500 enfervorizados asistentes. Para la Administración Obama, las colonias en esa parte de Jerusalén son el principal obstáculo para retomar las negociaciones de paz.

Así lo ven los palestinos, que amenazaron con romper cualquier diálogo después de aquel anuncio. Pero para Netanyahu, la pelota está en el tejado de Mahmud Abás. "Israel está dispuesto a hacer los compromisos necesarios para la paz, pero esperamos que los líderes palestinos también los hagan. Presidente Mahmud Abás: venga y negocie por la paz", dijo firmemente.

Reunión con Clinton

Clinton le trasladó la petición del Cuarteto de mediadores de congelar los asentamientos con un pobre resultado

Hace dos semanas, el vicepresidente de EEUU, Joe Biden, visitó Israel y Palestina para fortalecer las conversaciones de paz. Ambos países habían aceptado que los estadounidenses dirigieran el diálogo indirecto para el proceso de paz. Pero el Gobierno israelí anunció la construcción de 16.000 viviendas en Jerusalén Este justo en el momento en que Biden se encontraba allí.

EEUU acusó a Israel de socavar el proceso de paz con este tipo de anuncios. La más crítica fue Hillary Clinton, que dijo que el gesto era un "insulto" para EEUU. Netanyahu entonces pidió disculpas por las formas, aunque no por el fondo del asunto. 

La semana pasada el Cuarteto de mediadores para Oriente Medio se reunió en Moscú. A través de un comunicado leído por el secretario general de la ONU, Ban Ki-Moon, se exigió a Israel que congelara los asentamientos y desmantelara todos los construidos desde 2001.

Clinton, que se reunió ayer con Netanyahu antes de ese discurso, y que forma parte de ese Cuarteto, le trasladó esta petición en persona. Pero el esfuerzo de la secretaria de Estado no tuvo recompensa. "Todo el mundo sabe que esos barrios (donde se planea la construcción) serán parte de Israel en cualquier acuerdo de paz. Por tanto, construir en ellos no impide la posibilidad de una solución de dos Estados", dijo Netanyahu ante el AIPAC.

Antes, Clinton criticó a Israel ante la misma audiencia. La secretaria de Estado advirtió a Israel de que también debe hacer concesiones si quiere un acuerdo de paz.

Noticias Relacionadas