Martes, 23 de Marzo de 2010

El desequilibrio de las finanzas autonómicas

·23/03/2010 - 00:51h

¿Por qué es importante el déficit de las comunidades?

España tiene el compromiso de reducir su déficit público hasta situarlo en el 3% de su Producto Interior Bruto (PIB) en el año 2013. Es el límite máximo que fijan los criterios de Maastricht para los países de la zona del euro. La crisis disparó esa ratio al 11,2% del PIB español en el pasado ejercicio. Las autonomías participan de la cifra total en dos puntos, lo cual es todavía un porcentaje relativamente bajo, pero es importante frenar la espiral de crecimiento de los últimos años. En 2009, por ejemplo, su nivel de endeudamiento (o déficit acumulado) aumentó respecto a 2008 un 25,8% , el mayor crecimiento de la serie que registra el Banco de España. La deuda global del Reino de España se eleva a 559.669 millones de euros, de los que 86.280 millones corresponden a las comunidades autónomas, es decir, el 15,4% sobre el total de las administraciones.

¿Por qué se ha disparado?

La crisis ha sido determinante, al provocar una caída media de la recaudación autonómica del 20% en 2009 y la imposibilidad de ajustar en la misma medida los gastos corrientes. De nuevo, como en casi todo lo que tiene que ver con la crisis en su versión española, la debacle del ladrillo ha sido clave. Ingresos que son recaudados íntegramente por las autonomías se han venido abajo, como es el caso de los que proceden de las transmisiones patrimoniales y los actos jurídicos documentados, ligados al mercado inmobiliario. Los gastos, entre tanto, superan los 178.000 millones, de los que dos tercios están comprometidos en sanidad y educación.

¿Para qué es la negociación?

El Gobierno necesita alcanzar un acuerdo global con las autonomías para lograr sus objetivos de recorte del déficit. El primer botón de muestra ha sido el acuerdo para reducir en 1.500 millones de euros el gasto farmacéutico. Pero hace falta mucho más.El Ejecutivo ha presentado a la Comisión Europea y a los mercados un documento sobre el Programa de Estabilidad 2009-2013 en el que detalla en qué medida las administraciones regionales deben contribuir a cumplir con el objetivo de déficit. Si en 2009 el déficit autonómico se situó en el entorno del PIB, se les permitirá que alcancen el 3,2% en el presente ejercicio y el 4,2% en 2011. Esto se debe a que en los impuestos recaudados por el Estado y transferidos a las autonomías hubo un problema de cálculo en 2008 (se transfirió más de lo que finalmente se recaudó), lo que obligará a una devolución de 7.000 millones de la liquidación al Gobierno central en 2011. Ese problema es probable que se repita con las cifras de 2009. Pero en 2012, el déficit autonómico deberá reducirse al 1,5% y quedar en el 1,1% un año después.

¿Cuáles son las autonomías más endeudadas?

En términos absolutos, la autonomía más endeudada es Catalunya, que debía a finales de 2009 un total de 22.605 millones. Le sigue la Comunitat Valenciana, con 14.330 millones y la Comunidad de Madrid, con 11.576 millones. Sin embargo, si se mide el endeudamiento en función de la producción anual de bienes y servicios de cada autonomía (PIB), la Comunitat Valenciana es la que sale peor parada, con un 14,1%, lejos de la media nacional que es del 8,2%.

¿Qué deuda acumulan las empresas públicas autonómicas?

El total de esta deuda, que debe sumarse a la de la administración general autonómica, las universidades y los organismos administrativos, se elevó a finales de 2009 a 15.416 millones de euros, un 20,8% más que en 2008 y un 354% más que una década antes. La autonomía que más endeudamiento acumula en sus empresas públicas es, con diferencia, Catalunya, con 7.261 millones.

Claves

1. Razón de los problemas

Las estrecheces presupuestarias de las autonomías no tienen que ver con los gastos (no asumen partidas, como las prestaciones por desempleo, directamente ligadas a la marcha de la economía), sino con los ingresos. En 2009, se ha producido un desplome de la recaudación que ha afectado tanto a los impuestos estatales en los que participan (el IRPF, el IVA y los impuestos especiales han descendido, repectivamente, un 10,5%, un 30,1% y un 1,1%) como a los tributos que tienen cedidos en exclusiva, muy ligados al ladrillo, que han caído más de un 20%.

2. Grandes y pequeños

Las cuatro comunidades más pobladas (Madrid, Catalunya, Comunitat Valenciana y Andalucía) acumulan casi siete de cada diez euros del endeudamiento autonómico (el 67,6% del total). Pero estas regiones no son las que más han aumentado sus necesidades de financiación. En el último año, comunidades pequeñas han disparado su endeudamiento. Es el caso de Murcia (con un aumento del 78,4%), Castilla-La Mancha (un 71,1%) y Asturias (40,2%). En el extremo opuesto estuvo Madrid, donde menos creció (un 13,8%).

3. Las que suspenden

Si se compara el endeudamiento autonómico con el PIB regional (el criterio que sirve para determinar el cumplimiento de los objetivos de estabilidad presupuestaria), cuatro regiones tienen ratios superiores al 10%: Valencia (con el 14,1%), Balears (12,5%), Castilla-La Mancha (11,6%) y Catalunya (11,5%). Estas cuatro comunidades son también las que tienen una deuda per cápita más elevada, aunque en este caso la más endeudada es Catalunya.

4. Las más saneadas

En el otro extremo, las comunidades menos endeudadas en términos de PIB son Euskadi (3,8%), Asturias (4,7%), Cantabria (4,9%) y Murcia (5%). Prueba de las estrecheces de las arcas autonómicas es que ayer Euskadi (la más saneada) obtuvo de la BBK un crédito de 600 millones para afrontar los gastos corrientes porque, según dijo hace unas semanas su consejero de Economía,Carlos Aguirre, la caja está "a cero".