Martes, 23 de Marzo de 2010

El bombero se vuelve un estorbo

Lass pierde el cartel de superhéroe en el Real Madrid

HUGO JIMÉNEZ ·23/03/2010 - 08:15h

Lass, ante el Getafe, en la primera vuelta. - Ángel Martínez

Lass llegó al Madrid en el mercado invernal de la temporada pasada. La insistencia de Juande Ramos, entonces inquilino del banquillo blanco, fue determinante para su fichaje. Procedía del Porstmouth inglés y, pese a que anteriormente jugó en dos de los grandes de la Premier (Arsenal y Chelsea), el francés era prácticamente un desconocido.

A su llegada al Madrid se le comparó con Makelele, y desde el primer día fue imprescindible en los esquemas del entrenador manchego. Ocupó en Champions la ficha libre que dejó De la Red, por delante de Huntelaar, y rápidamente contó con el beneplácito de sus compañeros, de la directiva y de la afición madridista. En su primera temporada, Lass jugó 19 partidos de Liga, todos como titular. No marcó ningún gol, dio una sola asistencia y ni siquiera tiró una vez entre los tres palos en los 19 partidos que disputó. Sin embargo, y pese a que no destacó en demasiadas facetas del juego, su gran derroche físico eclipsó todas las demás estadísticas. Aunque perdía muchos balones, uno cada 15 minutos, sus recuperaciones, una cada 13,4 minutos, le dieron crédito. La garra que Lass aportó al centro del campo sustentó al Madrid en la segunda vuelta.

El medio no es del agrado de la actual directiva y ya no es intransferible

Pero este año todo ha cambiado para Lass. Su derroche físico sigue siendo parecido, pero su actuaciones no se valoran igual. Se fue Sneijder y se quedó su dorsal, el número diez. Comenzó el curso siendo de los más destacados de la plantilla, incluso, marcando goles, y últimamente, ni siquiera termina muchos partidos. Hasta Pellegrini se esté cuestionando seriamente su titularidad.

La actual directiva nunca lo vio como un jugador decisivo en los esquemas del equipo (Florentino tampoco creyó nunca en Makelele) y ya no tiene el cartel de intransferible. Su sueldo anual, dos millones de euros netos por año, es de los más bajos de la plantilla, pero sus condiciones no acaban de convencer a los dirigentes. Y eso que sus números son muy similares a los del año anterior. En los mismos partidos como titular que el año pasado, 19, el francés ha sumado un gol y una asistencia. El mediocentro ha disparado cuatro veces a portería (una cada 427).

Su principal lunar es la relación entre balones recuperados y perdidos. El galo, que nunca se distinguió por su buen trato al balón, este año pierde más de lo que recupera. Suele robar un balón cada 19 minutos cuando lo pierde en sólo 14. Lass recuperó 90 balones esta temporada, pero desperdició 122 centros.

El francés pierde muchos más balones (122) de los que recupera (90)

Bronca de Pellegrini

No son las estadísticas lo que condenan a Lass, sino su posición en el campo. Su proximidad a Xabi, al que le quita campo de acción, al que estorba, al que obliga a pensar más en no chocar con el francés que en organizar el juego. Pellegrini empiaza a aceptar que Alonso debe jugar sólo de pivote. Lass sobra.

El galo fue uno de los únicos jugadores (junto a Drenthe y Marcelo) que no presencieron la bronca que Pellegrini dio al equipo. Como todos los lunes, el técnico corrigió errores con su vestuario. Ayer estuvo especialmente incisivo. Durante 15 minutos, el chileno hizo autocrítica con el grupo y repasó los errores del primer tiempo ante el Sporting. "Tiene que haber más movilidad", fue la frase más repetida.

El próximo rival blanco, el Getafe, perdió ayer a Cata Díaz, con rotura en el bíceps femoral de la pierna derecha. Estará un mes de baja.