Martes, 23 de Marzo de 2010

Redes ciudadanas desbrozan el camino a la izquierda abertzale

La suma de fuerzas pretende hacer frente a la ilegalización y al liderazgo de ETA

PEDRO ÁGUEDA ·23/03/2010 - 08:30h

El pasado día 6 de febrero se presentó en Pamplona la primera de las plataformas ciudadanas, Hamaika bil gaietzen. - efe

A la espera de poder convencer a ETA de que ya no ocupa el centro de gravedad de la izquierda abertzale, los ex dirigentes de Batasuna están enfrascados en una estrategia por intentar ocupar todos los huecos que deja la organización terrorista, sometida por las fuerzas de seguridad a una crisis permanente y sin fuerzas para ejercer el férreo control de antaño.

Desde el pasado febrero se suceden las presentaciones de plataformas ciudadanas que integran a partidarios de la autodenominada "izquierda abertzale tradicional" y de Eusko Alkartasuna, algunos conocidos por su actividad profesional. Se trata de "ganar músculo" ante la anemia motivada por las ilegalizaciones y el desánimo que provocó la decisión de ETA de romper la última tregua, según el análisis de las fuerzas de seguridad. De paso, las bases de ambas formaciones ensayan un eventual acuerdo electoral con la excusa de aglutinar a todos aquellos que se consideren "abertzales y progresistas" en País Vasco y Navarra.

La banda destacó en su último mensaje la importancia de la "activación popular"

Las nuevas redes ciudadanas, en consonancia con las conclusiones del debate protagonizado por las bases de Batasuna, han aludido en sus manifiestos fundacionales al momento "histórico" que vive Euskal Herria y a la necesidad de abrir un nuevo "escenario democrático".

Las elecciones, de fondo

De fondo, está la necesidad imperiosa de concurrir a las elecciones municipales de 2011, también forales en Navarra, recogida igualmente en las conclusiones del debate, Zutik Euskal Herria. La estrategia pasa porque una masiva adhesión ciudadana cree "un muro" frente a las ilegalizaciones, según la propia terminología abertzale. Ayer mismo, el portavoz Txelui Moreno dio una pista. Al ser preguntado por las elecciones, explicó que el objetivo es que, "en un momento dado, nadie tenga que plantear: ¿y ustedes, creen que se podrán presentar?, sino que la cosa esté tan clara que no haga falta esa pregunta".

Las plataformas han convocado un Aberri Eguna unitario pero sin Aralar

Pero hay un segundo mensaje aún más importante, el que va dirigido a ETA. Los líderes de la izquierda abertzale son conscientes de que sin un gesto contundente de la banda respecto a la violencia, cualquier maniobra electoral caerá como un castillo de naipes, incapaces como son en la actualidad de romper con ETA. La organización terrorista se ha apresurado en el comunicado hecho público el fin de semana a mostrar "respeto" hacia la "nueva dinámica", destacando la importancia de la "activación popular".

La banda pretende evitar, según las fuentes consultadas, lo ocurrido en el debate interno de Batasuna, en el que trató de imponer una ponencia que situaba la violencia como principal instrumento (Mugarri, hito en euskera). Tras fracasar, no tuvo otra opción que subirse al carro ganador, que promulgaba un proceso "sin violencia ni injerencias externas", si no quería quedar apartada. Pero lo hizo con una interpretación sui géneris del documento de Batasuna, rebotando al Estado un mensaje que iba dirigido principalmente a ella, y negándose a declarar una tregua.

La búsqueda de fortaleza de la nueva estrategia abertzale comienza por recuperar la calle. La ilegalización y el pesimismo tras la última negociación con el Gobierno, unidas a la estrategia de "deslegitimación" del terrorismo puesta en marcha por el Gobierno de Patxi López, han logrado mermar su visibilidad considerablemente.

El 4 de abril

En este sentido, la red Independentistak ha llamado a celebrar un Aberri Eguna conjunto el 4 de abril. Sin embargo, los juegos electorales que se sitúan detrás de la estrategia, unidos a la desconfianza, cuando no animadversión, entre los distintos sectores de la izquierda abertzale, impedirán una foto unitaria.

Algunos líderes de la época de Herri Batasuna, entre ellos Tasio Erkizia, han mantenido encuentros para impulsar las plataformas ciudadanas. Cuando se han dirigido a personalidades próximas o militantes de Aralar han recibido siempre el no por respuesta. Esta actitud contrasta con la de Eusko Alkartasuna. Destacados dirigentes de la formación se han situado al frente de las nuevas redes sociales y sus juventudes integran una de ellas junto a las de Batasuna.