Lunes, 22 de Marzo de 2010

9.000 cámaras vigilarán lo que ocurra en los buses madrileños

Su instalación en 2.100 vehículos de la EMT finalizará en el verano de 2011

EFE ·22/03/2010 - 18:38h

Cerca de 9.000 cámaras vigilarán y grabarán todo lo que ocurra en el interior de los autobuses de la EMT de Madrid cuando el nuevo sistema, que ya está implantado en 325 de los 2.100 vehículos con que cuenta la empresa municipal, haya sido colocado en todos ellos en el verano de 2011. Los usuarios de la Empresa Municipal de Transportes sólo verán en el techo de los vehículos cuatro pequeñas esferas de cristal opaco pero, según el alcalde, Alberto Ruiz-Gallardón, esos pequeños dispositivos "van a hacer que todos nos sintamos más seguros cuando subamos al autobús".

Según el alcalde, las cámaras, que para este verano estarán en 600 autobuses, son "elementos disuasorios", parte de un sistema de "seguridad preventiva" que cumple con todos los preceptos de la Ley de Protección de Datos. Además de disuadir a quienes quisieran, por ejemplo, cometer un delito o protagonizar un altercado a bordo, el sistema de Videovigilancia Embarcada en el Autobús (VEA) permite atender más rápidamente y con mayor información cualquier incidencia, como puede ser un problema de salud de alguno de los viajeros.

Las cuatro cámaras de cada autobús, dos en la parte delantera y dos en el centro dirigidas hacia atrás, grabarán siempre que el vehículo esté en servicio y las imágenes quedarán almacenadas durante siete días en un disco duro del propio coche. Sin embargo, cuando ocurra alguna incidencia, el conductor pulsará un botón y la alarma saltará en una central receptora, en la Policía Municipal y en los servicios de emergencias.

Borrado de imágenes

En este caso, las imágenes (y el sonido que capte el micrófono del conductor) pasarán a verse en directo en la Central Receptora de Alarmas, donde se guardarán durante un máximo de 30 días y luego se borrarán también, salvo que la Policía Nacional o la Justicia las reclamen para esclarecer un incidente. La gestión de la central ha sido adjudicada por el Ayuntamiento a una empresa de seguridad autorizada por la Dirección General de la Policía.

Ruiz-Gallardón y el delegado de Seguridad y Movilidad, Pedro Calvo, han podido comprobar hoy el funcionamiento del sistema VEA, primero a bordo de un autobús en el que se han ido grabando las imágenes captadas por las cuatro cámaras y después en la Central Receptora de Alarmas, donde han visto los correspondientes vídeos y se ha simulado una alerta en un vehículo de la EMT.