Lunes, 22 de Marzo de 2010

Las manifestaciones de los "camisas rojas" cumplen su octavo día en Bangkok

EFE ·22/03/2010 - 05:54h

EFE - Un monje budista participa, ayer, en una caravana de seguidores del depuesto primer ministro Thaskin Shinawatra, llamados "camisas rojas".

Las protestas de los "camisas rojas", seguidores del depuesto ex primer ministro tailandés Thaksin Shinawatra, entraron hoy en su octavo día en Bangkok con la esperanza de que se produzca un diálogo entre los manifestantes y el Gobierno.

Está previsto que el primer ministro, Abhisit Vejjajiva, mande a dos representantes para negociar con los dirigentes del Frente Unido para la Democracia y contra la Dictadura, organizador de las movilizaciones.

Los "camisas rojas" insisten en que quieren negociar directamente con el jefe del Ejecutivo, que se niega a disolver el Parlamento y convocar elecciones anticipadas, como le exigen los manifestantes.

Cerca de 30.000 activistas continúan concentrados en una zona del casco viejo de Bangkok, en la que hace ocho días montaron su campamento y donde, según sus líderes, tienen previsto permanecer durante al menos otras dos semanas.

La Policía calcula que hasta 65.000 "camisas rojas" recorrieron el sábado la capital tailandesa con una caravana de cientos de motos, coches y camionetas para exigir de forma pacífica nuevos comicios.

Horas más tarde, al menos dos personas resultaron heridas en sendos ataques con granadas: uno contra la Comisión Nacional Anticorrupción y otro ocurrido en las inmediaciones del Ministerio de Defensa.

El Ejército tailandés sospecha que los ataques fueron perpetrados por alguna facción de los manifestantes con el propósito de aumentar la tensión, después de encontrar una camioneta en los alrededores con armas, explosivos y dos camisetas rojas.

Tailandia está inmersa en una profunda crisis desde el golpe de Estado perpetrado en septiembre de 2006 contra el multimillonario Shinawatra, un ex policía que se ganó a las clases populares con la aprobación de medidas sanitarias y sociales.

La gran mayoría de los "camisas rojas" y las clases más humildes del norte y noreste del país idolatran a Shinawatra, a pesar de su ingente riqueza y alto tren de vida, mientras que consideran al actual jefe del Gobierno un "títere" de la elite y el Ejército.