Lunes, 22 de Marzo de 2010

Nueve casos, ocho condenas y tres presos

Los casos de abusos de la Iglesia a menores, en los tribunales

·22/03/2010 - 06:30h

Los casos de abusos de la Iglesia a menores, en los tribunales.

Navarra: 16 meses por mostrar los genitales

El pasado febrero, José A. A., sacerdote en Navarra, fue condenado a 16 meses de prisión por mostrar sus genitales a varios menores a los que impartía catequesis, y visualizar con ellos una página web con contenido pornográfico en 2006. El cura, que fue apartado de sus funciones por la diócesis de Pamplona, no ingresó en prisión.

Cantabria: Acoso a los seminaristas de Ontaneda

El único caso de abusos continuados en una institución eclesiástica con sede en España es el del seminario de Ontaneda (Cantabria), donde en las décadas de 1950 y 1960 se produjeron diversos casos de acoso sexual a seminaristas por parte del fundador de la Legión de Cristo, Marcial Maciel, cuya congregación está siendo investigada por el Vaticano.

Madrid: El caso del protegido de Rouco

El caso más conocido es el del sacerdote Rafael Sanz Nieto, condenado por la Audiencia Provincial de Madrid a dos años de cárcel por abusos sexuales a un niño. No cumplió la pena por tener más de 70 años. El fallo fue confirmado por el Tribunal Supremo. Además, la diócesis de Rouco Varela, fue obligada a pagar una indemnización de 30.000 euros por responsabilidad civil, puesto que se demostró que la Archidiócesis, cuando tuvo conocimiento de los hechos, los ocultó, limitándose a trasladar al sacerdote de parroquia en parroquia, para enviarlo finalmente a un monasterio de Guadalajara.

Madrid: Nueve años de abusos a una menor

Moseñor Rouco también amparó al sacerdote José Martín de la Peña, cuya condena a diez años de prisión por abusos a una menor durante nueve años fue confirmada por el Tribunal Supremo en 2005. El Alto Tribunal consideró probado que el cura sometió a la niña "a innumerables tocamientos lúbricos" y la obligó a practicarle felaciones.

Cáceres: Un sacerdote amparado por el alcalde

En febrero de 2002, el entonces alcalde de Casar de las Hurdes (Cáceres), Olegario Rodríguez, recogía firmas de apoyo a Ignacio Lajas Obregón, el joven sacerdote del pueblo, detenido por la policía acusado de pornografía infantil. Dos años después, fue condenado a 16 meses de prisión por un delito de corrupción de menores. Al no tener antecedentes penales, tampoco fue encarcelado.

Córdoba: Once años de cárcel por abusar de seis niñas

Hasta la fecha, sólo tres sacerdotes españoles han ingresado en prisión por abusos sexuales. El caso más conocido es el de José Domingo Rey Godoy, ex párroco de Peñarroya (Córdoba), que en 2004 fue condenado a 11 años por abusos sexuales a seis niñas. El sacerdote tuvo el apoyo incondicional de su obispo, que lo mantuvo en su cargo hasta el día que ingresó en prisión.

Pontevedra: La condena que elevó el Supremo

El sacerdote Edelmiro Rial, de la diócesis de Tui-Vigo, fue condenado en primera instancia a 15 años de prisión por abusar en su parroquia de seis menores, la mayoría monaguillos. Recurrida la sentencia, el Tribunal Supremo la elevó a 21 años de cárcel.

Jaén: Cárcel por abusar del monaguillo

El último es el de Luis José Beltrán Calvo, ex párroco de Alcalá La Real (Jaén), condenado a ocho años de cárcel por abusos a un monaguillo. La sentencia recoge que el cura pidió a un niño de 11 años que le hiciera felaciones, tocamientos y masturbaciones que se prolongaron de forma periódica entre 1995 y 1998.

Vic: La víctima, una disminuida psíquica

El cura Gregori Salgado Jiménez fue condenado en 2007 por la Audiencia de Barcelona a dos años de cárcel por abusar sexualmente de una joven con discapacidad psíquica en la iglesia de Fátima, de Igualada, donde era párroco. Después de abusar de ella, regaló a la víctima una bolsa de patatas para que no dijera nada. La baja condena impidió que pisara la prisión. 

Noticias Relacionadas