Lunes, 22 de Marzo de 2010

La Cámara de Representantes está a punto de pronunciarse sobre la reforma sanitaria

EFE ·22/03/2010 - 01:27h

EFE - El representante demócrata a la cámara, Bart Stupak (c), es el líder de un grupo de congresistas demócratas católicos que se resistía a apoyar la iniciativa al exigir garantías de que no se permitirá el uso de fondos federales para practicar abortos.

La Cámara de Representantes de EEUU se encamina a un voto histórico sobre la reforma sanitaria, una vez resuelta una moción de procedimiento y tras llegar a un acuerdo que garantiza los "síes" necesarios para la aprobación.

Tras rechazar una serie de enmiendas de procedimiento de la oposición republicana, un proceso que llevó cerca de cinco horas, los demócratas se apuntaron una primera victoria en el proceso de votación sobre la reforma sanitaria, al aprobar un voto de procedimiento por 224 votos a favor frente a 206 en contra.

Esa victoria dejaba ver que la mayoría demócrata contará con los "síes" suficientes para aprobar hoy, en sendas votaciones, los dos proyectos de ley que estructuran la histórica reforma.

Los 178 congresistas republicanos en la Cámara, junto a 28 demócratas, votaron en contra de la moción de procedimiento.

Tras superar este escollo, los congresistas mantienen dos horas de debate sobre uno de los dos proyectos de ley.

Al abrir el debate, el líder de la mayoría demócrata en la Cámara de Representantes, Steny Hoyer, declaró que "nos encontramos ante una opción histórica".

El congresista Patrick Kennedy, hijo del fallecido senador Ted Kennedy -el gran campeón de la reforma hasta su muerte el pasado agosto-, aseguró que la asistencia sanitaria "no es sólo un derecho civil, es un asunto moral".

En el exterior del Capitolio, manifestantes contra la reforma presentes a lo largo de todo el día pedían "tirar a la basura" la medida.

Los demócratas se aseguraron hoy los 216 votos necesarios para aprobar la reforma después de que el líder de un grupo de congresistas antiabortistas que se oponían a la medida, Bart Stupak, anunciara hoy que había llegado a un acuerdo con la Casa Blanca y los líderes de su partido.

Stupak reclamaba garantías de que la reforma no permitiría el uso de fondos federales para la práctica de abortos.

Mediante el acuerdo anunciado hoy, el presidente de EEUU, Barack Obama, emitirá una orden ejecutiva que dejará claro que no se podrán usar esos fondos para las interrupciones voluntarias del embarazo, salvo casos extremos.

Una vez concluya el debate en la Cámara -hacia las 20.45 horas locales, 00.45 GMT- los congresistas votarán dos proyectos de ley distintos.

Uno es el que ya aprobó el Senado en diciembre, y que si recibe el visto bueno de la Cámara se trasladará a Obama para su firma y conversión en ley.

El otro introduce una serie de enmiendas a su compañero, para hacerlo más del gusto de los congresistas.

Si se aprueba, se trasladará al Senado, que según lo negociado entre los demócratas, lo aprobará de inmediato, a todas luces a lo largo de esta semana.

Tras la votación, que podría concluir a medianoche (04.00 GMT del lunes), el presidente de EEUU, Barack Obama, tiene previsto hacer una declaración desde la sala Este de la Casa Blanca, que se reserva a acontecimientos formales.

La reforma del sistema sanitario es la gran prioridad legislativa del presidente estadounidense, que canceló una gira por el sureste asiático para estar presente en las últimas etapas de la negociación.

La medida busca dar cobertura sanitaria a cerca de 30 millones de estadounidenses que en la actualidad carecen de ella.

Entre otros aspectos, la reforma prohibirá a las aseguradoras rechazar dar cobertura a personas que ya padezcan alguna enfermedad y hará obligatorio para la mayoría de los residentes el contar con un seguro médico.