Lunes, 22 de Marzo de 2010

Cospedal y Mato, un duelo a la sombra de Rajoy

En el Partido Popular es vox pópuli que ambas dirigentes mantienen "una mala relación"

MARÍA JESÚS GÜEMES ·22/03/2010 - 06:00h

María Dolores de Cospedal, junto a Ana Mato, en una rueda de prensa en la sede del PP. - Miguel García Castro

Hace unos días, la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, y la vicesecretaria de Organización y Acción Electoral del partido, Ana Mato, acudieron a la inauguración de la XVI Intermunicipal del PP en Logroño. Ambas aprovecharon para denunciar el "sectarismo" del Gobierno socialista. En poco más coincidieron. Dentro del partido es vox pópuli que las dos mantienen una "mala relación". Hay quien, incluso, dice que ni se hablan ni despachan juntas desde hace tiempo. Pero su entorno lo desmiente. "Son políticamente correctas", señalan, sin querer entrar en más detalles.

Desde que en junio de 2008 Rajoy decidió la composición de su nuevo equipo, han tenido varios roces. Las malas lenguas aseguran en el PP que Mato quería ser la número dos del partido. Su nombre ya había sonado en varias ocasiones como ministra, cuando José María Aznar gobernaba. Pero el nombramiento jamás llegó a materializarse. El jefe de la oposición podía haberla recompensado, pero finalmente se decantó por la presidenta del PP en Castilla-La Mancha.

La Gürtel y la salida de Luis Bárcenas han envenenado mucho la situación

Cuestiones de competencia

Las primeras ampollas surgieron por temas internos y cuestiones de competencia. "Desde el primer momento, Cospedal quiso ejercer su autoridad. No va con su carácter ser una simple figura decorativa", indican los que la conocen. Creen que Mato "no se lo esperaba" y que, por eso mismo "nunca ha sabido asumir el papel real que le corresponde. Es decir, la segunda".

También circula por el partido otra versión. Recuerdan que, por su doble condición, Cospedal nunca ha podido dedicarse por entero a sus funciones como secretaria general y que Mato ha tenido que cubrirla en varias ocasiones. "La responsable de Organización es la que realmente manda, la que domina territorios y controla el aparato del partido", explica un diputado. Este piensa que Cospedal siempre la ha considerado una "amenaza". Más aún cuando se percató de que el vicesecretario de Política Autonómica y Local, Javier Arenas, uno de los principales asesores de Rajoy en estrategia política junto al sociólogo Pedro Arriola hacía piña con ella.

Dirigentes del PP creen que en 2011 Mato podría suceder a Cospedal

Sus continuos desencuentros, carne de cañón para los confidenciales, han ido dejando poso. Pero en las filas conservadoras creen que la brecha definitiva se originó a raíz del caso Gürtel. Cospedal planteó desde el primer momento "una batalla frontal" contra todo lo que se hubiera visto salpicado por este escándalo de corrupción. Al otro lado, se encontró con la oposición de Mato y Arenas que, al llevar muchos años ligados a la maquinaria del partido por ocupar altos cargos de responsabilidad, conocían bien a muchas de las personas implicadas. Habían trabajado durante años codo con codo con ellas y, apelando a la presunción de inocencia, las defendían.

Es lo que ocurrió con Luis Bárcenas. Su cese o permanencia como tesorero del PP fue un motivo de discusión permanente. Mientras la secretaria general abogó por su salida, el tándem Arenas-Mato pedía esperar a ver si se le imputaba o no y preferían que fuera el senador quien presentara su renuncia.

La tensión fue en aumento. Se contó que Cospedal había ido a exigir el puesto a Bárcenas y que este le había restado poder para hacerlo. El ex encargado de las cuentas del PP llegó a realizar unas declaraciones a la Cadena Cope para explicar la situación a su manera. Negó que en un momento dado llegara a insultar a la secretaria general y reconoció que con Arenas y Mato había "mayor sintonía" porque les conocía desde hacía tiempo.

Desde junio de 2008, fecha en la que Rajoy las nombró, ambas han tenido varios roces

Por si fuera poco saltó la noticia de que el cerebro de la trama de corrupción, Francisco Correa, había regalado un Jaguar al ex marido de Mato, Jesús Sepúlveda. El ex alcalde de Pozuelo, imputado en la causa, sigue a día de hoy trabajando como asesor en la sede nacional del PP. Y, de pronto, Mato vio como su nombre se colaba en el sumario. Mato hizo frente a los rumores que circulaban frente a todos sus compañeros: "Podéis estar muy tranquilos. Nunca nadie me ha regalado nada". Cospedal declaró que "lo que hace un marido no arrastra a una mujer", pero aseguran que Mato echó en falta una defensa más cerrada y encendida en torno a ella.

Pero Bárcenas o Sepúlveda no han sido los únicos casos a estudiar. La misma pugna se vivió también con el debate sobre si Gerardo Galeote debía o no ir en las listas al Parlamento Europeo. Arenas, amigo suyo, apoyó su continuidad como eurodiputado. Pero esta partida la ganó desde la primera mano Cospedal porque el PP no se podía permitir perder esta convocatoria.

La última, a cuenta de Uriarte

La última pelea ya, al menos, no tuvo nada que ver con el caso Gürtel. El protagonista fue el presidente de Nuevas Generaciones del PP, Nacho Uriarte. En una de las últimas reuniones del Comité de Dirección se estuvo discutiendo si era o no aconsejable retrasar una convención que se iba a realizar para conmemorar los 30 años de vida de esta organización juvenil. Pocos días antes se había conocido que Uriarte había sido detenido por conducir superando los límites de alcoholemia. No parecía el momento más adecuado para que todos los focos de atención recayeran sobre él. En el encuentro, la portavoz en el Congreso Soraya Sáenz de Santamaría y Cospedal optaron por dejar la cita para otra ocasión. Mato prefirió no hacerlo. Y Arenas terció en favor de esta última.

El miércoles pasado en un Foro del PP de Madrid le preguntaron a Cospedal si pensaba seguir como número dos en caso de irse para Castilla-La Mancha. "Haré lo que quiera mi partido", apuntó sin renunciar absolutamente a nada. A su juicio ese cargo es "un honor" para cualquier militante del PP.

También le plantearon la posibilidad de que el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, la reemplazara. No contestó. Fuentes del PP están convencidas de que será entonces cuando le llegue el turno a Mato. Consideran que la vicesecretaria se ha marcado unos cuantos tantos al lograr que su partido celebrase recientemente sus congresos de Navarra y Balears sin sobresaltos y están convencidos de que aprovechará las elecciones municipales y autonómicas de 2011 para jugar un papel estelar de cara al futuro.

Noticias Relacionadas