Lunes, 22 de Marzo de 2010

La industria y la diversificación, claves para remontar la crisis

Madrid, País Vasco, Navarra y Aragón ya salieron de la recesión en el último trimestre de 2009

ANA TUDELA ·22/03/2010 - 07:00h

Los consejeros de economía de cada comunidad autónoma han aplicado recetas muy diferentes para luchar contra la recesión con éxito desigual. - Edu parra

La economía de España menguó en 2009. El diagnóstico es claro: crisis internacional agravada por el desplome de una columna vertebral de ladrillo. Un examen más exhaustivo, que radiografíe la realidad de cada comunidad autónoma, arroja muchos más datos que la fría cifra del PIB nacional. Hay regiones que, según su contabilidad y a la espera de los datos del Instituto Nacional de Estadística, ya se consideran fuera de la recesión puesto que su PIB inició el ascenso a finales de 2009 en términos intertrimestrales. Es el caso de Madrid, País Vasco, Navarra y Aragón.

¿Cuál es la receta? ¿Aumentar el gasto público, reducirlo, incrementar los impuestos para sufragar dicho gasto, bajarlos para fomentar la inversión y el consumo privados...? Los responsables políticos no dudan en erigirse como obradores del milagro, pero los economistas no ven una relación causa-efecto tan acusada y atribuyen más bien la evolución a la situación de antes de la crisis.

La mejoría exterior beneficiará más a las autonomías industrializadas

Ni siquiera el ladrillo se ha desplomado con la misma fuerza en todas partes. La construcción cayó un 6% a nivel nacional. En Andalucía, el desplome fue del 12%, según el informe Balance Económico Regional 2000-2009, elaborado por Pablo Alcaide, director del gabinete de Estadística Regional de la Fundación de las Cajas de Ahorros (Funcas). Para 2010, comenta a Público Alcaide, se espera que la caída andaluza sea aún del 6%.

Navarra, sin embargo, "empeorará, según nuestras estimaciones", comenta Alcaide, de una caída del 2% en 2009 al 8%. Sin embargo, a pesar de esta previsión en la construcción, se espera que la economía navarra en su conjunto no caiga este año, gracias a la "considerable aportación de la industria". Cantabria y, en general, la cornisa norte "empeorarán en 2010 con respecto al conjunto de España" en el sector del ladrillo, añade Alcaide, debido a que "se agotará este año el proceso de construcción de segundas viviendas".

El balcón mediterráneo seguirá a la baja, con la Comunidad Valenciana por encima del 4%; Catalunya, en niveles de 2009, y Murcia, más que la media "por las construcciones realizadas sin vender".

El sector servicios es otra de las claves, pero dependerá del consumo privado

Asumida en cada caso la cicatriz de la construcción, la receta más recomendada para salir de la crisis tiene como primer ingrediente tener un pie bien plantado en el sector industrial para aprovechar el repunte de la demanda exterior. "Los mayores demandantes de los productos industriales españoles son las grandes economías que tienen frente a sí una salida de la crisis aparentemente clara". Por eso, tendrán ventaja las comunidades "con productos con más salida, como el automóvil".

Las cifras nacionales son, en principio, alarmantes. El sector industrial español se hundió en 2009 un 13,7%. Comunidades como Aragón cayeron más del 16%. Las que no llegaron al fatídico 10%, como el País Vasco y La Rioja, según el informe de Funcas, son las que se consideran bien posicionadas. Para 2010, apunta Alcaide, se espera que tengan crecimiento positivo en el sector el País Vasco, La Rioja y Navarra. Aragón, a pesar de ser la que más cayó, también está contemplada como una de las que crecerá. La autonomía sufrió el año pasado la comparación con la época de la Expo de Zaragoza de 2008, pero sus perspectivas son buenas.

El segundo ingrediente para dejar atrás la crisis pasa por la diversificación. El sector servicios será el alivio de algunas regiones, sobre todo las turísticas. Con una caída nacional del 0,9% en 2009, Funcas estima que en 2010 el crecimiento de los servicios sea nulo.

En clave autonómica, habrá comunidades que registren crecimientos positivos "como Baleares, gracias al turismo y a la recuperación de Europa y de su renta familiar disponible. Cantabria, Galicia y Navarra también tendrán crecimientos" de los servicios aunque, en su caso, "y en el norte en general, será la renta familiar disponible" autóctona la que dé el tirón por "las menores pérdidas de empleo y la reactivación de la industria".

Lo que está claro es que tendrá que ser el consumo privado el que logre el cambio desde San Andrés de Teixido al Cabo de Gata por las obligaciones de austeridad del gasto público que impone Europa. Alcaide cree que las autonomías que han promovido el empleo con gasto público han hecho bien, porque "el coste de que desaparezca un puesto de trabajo es muy alto". Pero esa posibilidad se terminó. "Tiene que ser el consumo privado el que tire del crecimiento" aunque el problema va a seguir siendo que "la capacidad de financiación es limitada".

Noticias Relacionadas