Domingo, 21 de Marzo de 2010

"Legalización sí, deportación no"

Obama responde con un "este año" a los decenas de miles de manifestantes que reclaman una reforma migratoria

EFE ·21/03/2010 - 23:00h

EFE - Un grupo de manifestantes en el National Mall, delante del Capitolio, en Washington.

Decenas de miles de manifestantes, 175.000 según los organizadores, se concentraron hoy en el Mall de Washington para reclamar una reforma migratoria que el presidente de EEUU, Barack Obama, indicó que hará cuanto pueda por conseguir "este año".

En una intervención por sorpresa en una grabación de vídeo, emitida a través de las pantallas gigantes colocadas en el Mall, Obama fue el orador estrella en la que ha sido la mayor manifestación de su mandato hasta el momento.

El Foro Nacional de Inmigración, uno de los grupos organizadores de la "Marcha Por América", calculaba que a las tres de la tarde, una hora después del comienzo de la concentración, cerca de 175.000 personas se encontraban en el parque que recorre el centro de Washington.

Según Clarissa Martínez, del Consejo Nacional de la Raza, "las expectativas de asistencia se han sobrepasado, aún cuando estamos en una temporada económica tan difícil. Esperábamos quizá 50.000 personas, pero parece que se doble este número".

Provenientes de todo Estados Unidos, los manifestantes, llegados en avión, autobús o en algunos casos incluso a pie, coreaban gritos de "Sí se puede" o "Legalización sí, deportación no", en inglés y en español. Muchos de ellos, vestidos con camisetas blancas como habían pedido los organizadores, portaban pancartas en las que se leían mensajes como "El cambio necesita valentía" o "La legalización es la solución".

Mensaje de Obama

En su mensaje, acogido con grandes aplausos, el presidente estadounidense aseguró que "siempre les he prometido ser su aliado mientras nos esforzamos por arreglar nuestro sistema quebrado de inmigración, y ése es un compromiso que reitero hoy".

"Nadie conoce el precio de la inacción mejor que ustedes", aseguró el presidente, quien recordó a "las familias forzadas a separarse" y "los trabajadores que merecen la protección de nuestras leyes". "Prometo hacer todo lo posible por forjar un consenso entre ambos partidos este año con respecto a este importante asunto", aseguró el mandatario estadounidense, que durante la campaña electoral prometió una reforma migratoria en su primer año de mandato.

Eso, admitió, "no será fácil y no sucederá de la noche a la mañana". Pero, subrayó, "si colaboramos", "podremos forjar un futuro digno de nuestra historia como nación de inmigrantes y Estado de Derecho".

Los manifestantes tratan de dar un impulso a una reforma que cree una vía para la legalización de los inmigrantes indocumentados que ya se encuentran en EEUU, permita a los trabajadores traer a sus familias e impida la explotación laboral.

Cumplir lo prometido

Frustrados ante lo que consideran falta de movimiento para promover la reforma, exigen a Obama que cumpla lo prometido durante la campaña electoral, un compromiso que le permitió recibir dos tercios del voto latino en los comicios de 2008.

Además del presidente, participaron como oradores en la marcha personalidades como el congresista demócrata por Illinois Luis Gutiérrez, quien declaró a los concentrados que "la lucha no se ha acabado ahora, empieza ahora".

Hablaron también oradores como el senador Robert Menéndez, demócrata por Nueva Jersey; Janet Murguía, directora del Consejo Nacional de La Raza y la actriz mexicana Lucía Méndez. La manifestación se produce tres días después de que dos senadores, Charles Schumer y Lyndsey Graham, presentaran su propuesta marco para la reforma.

Ese plan prevé reforzar la seguridad en la frontera; poner en marcha una vía "dura, pero justa" de legalización para los indocumentados; tarjetas de Seguridad Social biométricas que impidan que los trabajadores ilegales puedan obtener empleos, y el establecimiento de un proceso de admisión de trabajadores temporales. Obama expresó entonces su apoyo a esa medida, un apoyo que reiteró hoy en su alocución.