Lunes, 22 de Marzo de 2010

Los padres de Agag se mudan a una casa propiedad de la trama Gürtel

Han "alquilado" el piso, que está embargado, al imputado Jacobo Gordon, íntimo amigo del yerno de Aznar

JAVIER CHICOTE / MAR FLORIA ·22/03/2010 - 08:10h

Soledad Longo, madre de Alejando Agag y ex concejala del PP en Majadahonda, sale en un automóvil del garaje del edificio. - M. F.

Jeff Agag y Soledad Longo, padres de Alejandro Agag, se han mudado a una vivienda de lujo en Majadahonda (Madrid) propiedad de una de las empresas del entramado de la Gürtel. Se trata de uno de los mejores pisos de la promoción Residencial Adriático, situada en la zona conocida como Monte del Pilar, de gran poder adquisitivo. El piso tiene 195 metros cuadrados y está construido con todo lujo de detalles, incluido un jacuzzi en la terraza. Está valorado en casi 900.000 euros.

La promotora que levantó las 16 viviendas de la finca es Proyecto Twain Jones, que está presidida por Jacobo Gordon, imputado en la red corrupta como una pieza clave del entramado urbanístico del caso Gürtel. Este declinó a través de su abogado responder a las preguntas de Público.

Soledad Longo, consuegra de Aznar: "Estamos aquí de forma temporal"

Gordon es íntimo amigo de Alejandro Agag desde el colegio y ha compartido negocios con él. La promotora mantiene la propiedad de varias viviendas, pero sobre ellas, incluida la que habitan los Agag, pesa una nota de embargo de dos millones de euros. Se trata de una deuda reclamada por la constructora Soluciones de Edificación Integrales, del Grupo Dragados, según consta en el Registro de la Propiedad de Majadahonda.

Soledad Longo, ex concejala del PP en Majadahonda y consuegra de José María Aznar y Ana Botella, ha atendido a Público a través del portero automático de la citada residencia. Asegura que se han mudado de forma "temporal, hasta que terminen las obras de reforma" de su casa. Cuestionada por la investigación de este edificio dentro de la trama Gürtel, la madre de Alejandro Agag se ha limitado a decir que han "alquilado" el piso "a la promotora, a Twain Jones".

Francisco Correa dice en una de las grabaciones que realizó el ex concejal José Luis Peñas, denunciante de la trama, que estaba construyendo con Gordon una promoción de viviendas en Majadahonda y que habían pagado "un precio desorbitado" por el suelo (más de cuatro millones de euros). Según una fuente del entorno más próximo a Correa, este tenía intención de quedarse una de las viviendas.

Sobre el lujoso piso, de 195 metros cuadrados, pesa una orden de embargo

Tal y como desveló este diario el pasado mes de junio, la promotora, presidida por Jacobo Gordon y controlada por Correa, vendía y sigue haciéndolo estos lujosos pisos por entre 500.000 y 1.100.000 euros (la habitada por los Agag es el tercer inmueble más grande de una promoción de 16). El 75% de las acciones del Proyecto Twain Jones pertenecen a Real Estate Equity Portfolio, un fondo inmobiliario también presidido por Jacobo Gordon. Esta firma atesora la mayoría del capital social de un total de seis promotoras con negocios inmobiliarios en lugares como Ibiza o San Sebastián de los Reyes (Madrid).

Activos en suelo

Este racimo de promotoras controlado por la red corrupta suma más de 100 millones de euros en activos, sobre todo suelo. Los investigadores del caso Gürtel han seguido el rastro de distintas transferencias bancarias al extranjero por si existieran delitos de blanqueo y evasión de capitales bajo estas actividades inmobiliarias. El sumario recoge varios envíos de dinero a Panamá a través de cuentas a nombre de Real Estate Equity Portfolio.

Francisco Correa quiso quedarse en su día con uno de los inmuebles

Otro imputado, José Ramón Blanco Balín, ex vicepresidente de Repsol y cerebro de la estructura financiera de Correa, fue consejero del fondo inmobiliario, según consta en el Registro Mercantil. Distintos empresarios, algunos de renombre, como el financiero Luis Delso, presidente de Isolux, invirtieron en este holding inmobiliario dirigido en la sombra por Francisco Correa. También aparece Proinsa, la promotora del Grupo Teconsa, una de las principales constructoras involucradas en el pago de comisiones a la trama Gürtel.

El juez Garzón acusó en uno de sus autos a esta constructora de pagar comisiones ilegales a Francisco Correa. Siempre según el juez, esas comisiones fueron a parar, entre otros, al tesorero del PP, Luis Bárcenas. Precisamente, en las anotaciones manuscritas interceptadas por la policía aparece un pago de 300.000 euros a "L Bárcenas" junto a la anotación "Proyecto Twain", que coincide con la denominación de la promotora del edificio que hoy acoge a los consuegros de Aznar.

La imputación de Jacobo Gordon puso en apuros a su amigo y otrora socio Alejandro Agag. Juntos crearon en 1993 la sociedad Natko, dedicada a organizar actividades de paintball. Poco después, cruzaron sus caminos en la asesoría inmobiliaria Columela Gestión. Gordon fue, al igual que Correa, testigo en la famosa boda de El Escorial.

Mencionado en las anotaciones de la ‘caja B’

Alejandro Agag aparece en las anotaciones contables de la ‘caja B’ de las empresas de Francisco Correa junto a varios imputados que cobraron de la trama. Su nombre se repite en distintos pasajes del sumario de la ‘Gürtel’. Es el caso de una conversación entre Pablo Crespo, mano derecha de Correa, y el abogado Manuel Delgado, también imputado, en la que planeaban organizar un gran premio de Fórmula 1 en Marruecos aprovechando los contactos de Agag. Tras el levantamiento parcial del secreto de sumario, en octubre de 2009, el marido de Ana Aznar aseguró en un comunicado que no ha participado “en ningún negocio a los que hace alusión el proceso”. Incluso anunció que adoptará medidas judiciales contra quienes insinúen que ha participado en actividades irregulares. Francisco Correa, en una de sus comparecencias ante Garzón, aseguró que fue Agag quien le pidió que ‘El Bigotes’, número tres de la trama, “llevara los actos de Aznar”.