Domingo, 21 de Marzo de 2010

El amigo gris de Díaz Ferrán lo cubre en las elecciones

Jesús Terciado. Presidente de la patronal de Castilla y León. El candidato a presidir las pymes ha tratado de pasar desapercibido

JUSTINO SANCHÓN ·21/03/2010 - 13:45h

Jesús Terciado, un abulense de 47 años, es un empresario con las ideas claras, que las escudriña, las medita para después lanzarse a por ello. Así llegó a presidir la patronal de Castilla y León y así sigue en la de su provincia, Ávila. Ahora busca presidir la Confederación Española de Pequeñas y Medianas Empresas. Ha dirigido asociaciones empresariales y está al frente de un sinfín de cargos de organizaciones dependientes de la patronal.

En diciembre del pasado año ya advirtió que iba a luchar por ese puesto. Durante estos meses ha buscado apoyos y, una vez que los ha logrado, pretende hacerse con el cargo, en sustitución de Jesús Bárcenas, del que se ha distanciado últimamente.

Terciado es el presidente de la patronal de Ávila desde el año 2002 y ahora aspira a otro mandato de cuatro años. También es presidente de los empresarios de Castilla y León desde 2006, un puesto que logró en una votación que contó con una abstención del 50 % de los asociados. Es ingeniero técnico agrícola pero ha desarrollado su actividad en el sector de las estaciones de servicio y tiene una empresa dedicada a la consultoría e ingeniería, de la que es su director general.

Terciado es un defensor de las pequeñas y medianas empresas, se ha definido como "hombre de pymes", huye de excesos y no busca protagonismos, por lo que en muchos ámbitos se lo ha definido como un hombre gris. Sin embargo, ha conseguido titulares de prensa en su defensa de Gerardo Díaz Ferrán, de quien se considera un amigo y al que le ofreció su "lealtad inquebrantable". En ese terreno defendió los problemas que tiene el actual jefe de la confederación patronal en sus negocios privados, pues, en su opinión, es algo que sufren "todos los empresarios" y vinculó los problemas del presidente de la patronal española "a la falta de financiación, y la exigencia de garantías y de solvencia por parte de las entidades financieras".

Su defensa del modelo de reforma laboral que ha propuesto en el último año la central patronal le ha llegado a decir que reducir las indemnizaciones por despido, tal y como proponen, no es incompatible con el relanzamiento del consumo. Es un defensor de la energía nuclear.