Domingo, 21 de Marzo de 2010

El hombre que quiso situar a las pymes en el mapa

Jesús Bárcenas. Presidente de CEPYME. Empresario familiar, multiplica las horas del día para atender a la organización

BELÉN CARREÑO ·21/03/2010 - 08:00h

Reyes Sedano - Bárcenas tendrá que pelear por su cargo.

Poco antes de las diez de la mañana Jesús Bárcenas (Valdepeñas, Ciudad Real, 1953) aprieta el paso para entrar en la sede de CEOE en Madrid. A estas horas comienza a atender en persona los asuntos de la patronal de las pequeñas y medianas empresas (Cepyme), porque las primeras horas de la mañana (aproximadamente a las 6.30 llega a su despacho) las dedica a atender sus empresas en Valdepeñas. Su hijo, el tercer Jesús Bárcenas de la saga, ha tomado las riendas de los negocios familiares, lo que le ha permitido dedicar la mayor parte de su tiempo a la organización que preside desde 2002.

Cuesta creer al oír sus actividades que el día sólo tenga 24 horas también en Valdepeñas. Además de la empresa de electricidad, que fundó su padre en 1963, el empresario castellanomanchego ha diversificado sus negocios y creado varias sedes para su empresa principal, además de haber fundado una bodega junto con otros socios. A tiempo y a destiempo, Bárcenas saca a colación la bonanza de los caldos de su tierra. Además, en honor de su progenitor, fallecido recientemente, ha creado unos premios de pintura con una dotación de 18.000 euros.

Bárcenas tuvo tiempo también para ejercer de consejero de Caja Castilla-La Mancha, cargo que abandonó meses antes de la intervención del Banco de España sobre la entidad. También encuentra el momento para visitar a sus amigos, entre los que cuenta con Cándido Méndez, el secretario general de UGT.

Muchos le ven como un infiltrado del Gobierno por su postura conciliadora en el Diálogo Social, pero Bárcenas nunca ha ocultado, más bien exhibido, su filiación con el Partido Popular.

Desde 2007, cuando su amigo José María Cuevas dejó la presidencia de CEOE, ha intentado darle protagonismo a Cepyme, de forma que se la reconozca como una organización diferente de la gran patronal. Parte de su estrategia se ha basado en ser muy accesible a los medios de comunicación. Bárcenas ha estado disponible para charlas digitales o declaraciones en directo en radio o televisión, una misión imposible de conseguir con la adusta CEOE. Esta onmipresencia, siempre llana y cercana a la pyme, es uno de los rasgos que menos han gustado a Díaz Ferrán.