Domingo, 21 de Marzo de 2010

"La gente teme que la abandonemos"

Santos Senra. General del Ejército español en Afganistán

A. PAMPLIEGA ·21/03/2010 - 09:20h

El general español Santos Senra, en Kabul. - A. PAMPLIEGA

Santos Senra es el único general español destinado en el Estado Mayor de la ISAF en Kabul, donde dirige el área del PPP: "Planes, Proyectos y Partnering".

¿Cuál ha sido el objetivo de la operación en Marjah?

Como todas las demás operaciones, su finalidad es proporcionar seguridad para lograr un país gobernable, estable y en desarrollo. La operación se ha enfocado desde un principio pensando principalmente en la población. Se han producido ataques contra los civiles, pero son errores afortunadamente muy aislados y que tenemos que evitar.

Habla de la importancia del Gobierno afgano, pero los propios afganos no creen en sus dirigentes, sobre todo teniendo en cuenta que varias de las cabezas visibles de la Administración Karzai son ex señores de la guerra.

Es un tema delicado pero en el que se está trabajando mucho porque la comunidad internacional está influyendo también para evitar que existan gobernantes cuyo pasado despierte recelos y rechazo en la población. Ahora bien, es un proceso que puede ser lento porque algunos de esos líderes tienen un prestigio y una cierta influencia en parte de la población, lo que en algún caso se podría utilizar de manera positiva.

¿Los talibanes moderados tienen cabida en el Gobierno afgano?

Sí. Es una prioridad para el Gobierno afgano e ISAF está apoyando decididamente este proceso. La política de reintegración es una oferta que se está haciendo a todos los insurgentes, tanto talibanes como de otros grupos, y sobre todo a los moderados, que son esos talibanes que se han unido a la insurgencia por un sueldo o por otro motivo, pero no comparten su ideología o al menos no son radicales. Los afganos temen que la comunidad internacional los abandone sin haber erradicado antes el problema con los talibanes. Todos los pasos que se están dando tienen como objetivo final que, cuando la coalición se marche de aquí, Afganistán sea un país estable. Si nos fuéramos dejando las instituciones en las mismas manos en las que estaban antes, significaría una vuelta a lo que era Afganistán antes de la operación de 2001.

Hay países como Alemania, Francia o Canadá que se están planteando seriamente su presencia aquí. ¿Puede suponer un retroceso para los demás?

Podría ser un problema para el resto de naciones que tienen presencia militar en Afganistán, porque estos son países con un fuerte número de efectivos y, si finalmente se marchan, el vacío que dejen tendrán que cubrirlo el resto de países. Pero cada país es soberano y debe decidir cuáles son sus intereses y cómo colaborar a la seguridad de todos.

En el caso de España, ¿por qué cree qua hay tantas dudas por parte de la opinión pública sobre nuestra presencia en Afganistán?

Creo que la opinión pública española ve nuestra presencia en Afganistán como necesaria. Es cierto que hay sectores que se han manifestado en contra de la presencia de tropas españolas aquí, pero la inmensa mayoría valora nuestra labor y respeta nuestra presencia. Principalmente porque entienden que de la estabilidad de Afganistán depende la seguridad de los españoles en España. Si Afganistán vuelve a ser cuna para el terrorismo internacional seguiremos expuestos a atentados como los que hemos sufrido en Madrid.

¿Cree que se perdió una oportunidad histórica en 2001 para erradicar ese terrorismo internacional al plantearse mal la operación Libertad Duradera?

Hay quien dice que sí y posiblemente tengan razón. Quizás hubo un momento en el que se dejaron las cosas a medias aunque es muy difícil de evaluar. Posiblemente se debería haber aprovechado la debilidad talibán en aquel momento para acabar con el problema y no tendríamos que estar ahora aquí, pero eso es muy difícil de predecir.

Noticias Relacionadas