Domingo, 21 de Marzo de 2010

Aguirre marca el paso

La presidenta de la Comunidad de Madrid se anticipa al líder de los conservadores y se adueña de la agenda política

YOLANDA GONZÁLEZ ·21/03/2010 - 09:30h

REYES SEDANO - Esperanza Aguirre, presidenta de la Comunidad de Madrid, y Mariano Rajoy, presidente del Partido Popular.

Una semana antes de que el debate sobre la subida del IVA llegase este martes al Congreso de los Diputados, ella ya lo había puesto en la calle. No era un secreto que el PP iba a hacer bandera de su negativa al alza de impuestos, pero una vez más, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, desplegó todo su desparpajo dejando en un segundo plano a Mariano Rajoy cuando anunció que el PP madrileño, que ella dirige, iba a iniciar "una campaña de rebelión" contra la subida del IVA. No sirvieron de nada los esfuerzos de la número dos del PP, María Dolores de Cospedal, en insistir en que Rajoy es el que ha mostrado una "movilización mayor" contra la medida llevando la iniciativa al Congreso. Para entonces, Aguirre ya se había marcado un tanto. No existía dirigente de peso en el partido, y fuera del PP, que no hubiese sido preguntado por su anunciada "rebelión". Lo que hiciese Rajoy ya quedaría por detrás.

Pero no es la primera vez que Aguirre marca el paso eclipsando el mensaje político de su jefe de filas con un discurso más radical y condicionando la agenda del PP. En el partido muchos coinciden en que "anticiparse va en su carácter". "Ella misma lo ha ratificado. No quiere quitarle la silla a Rajoy, pero tampoco renuncia a su cuota de protagonismo", explica un diputado.

Otro sector del partido, que tampoco ve a la presidenta ahora interesada en debilitar a Rajoy, no oculta su malestar por esa impresión que da de "ir por libre". "Con algunas de sus iniciativas se debilita la posición del partido dando al PSOE un arma de ataque muy potente", añade un dirigente regional.

Un sector del PP cree que con su discurso intenta frenar a UPyD

Ella misma es muy consciente de que su actitud es mirada con lupa. Para intentar acallar aquellas voces que la acusan de interponerse en el camino de su presidente, en los últimos días ha asegurado que lo que hace, lo hace "siempre" conforme a los principios del PP. Y que los que la quieren mostrar "como alguien que le mete el dedo en el ojo a Rajoy" se equivocan.

A continuación se recopilan los últimos episodios en los que la presidenta de la Comunidad de Madrid se ha anticipado a su jefe.

No al alza del IVA
La rebelión

El pasado 10 de marzo la presidenta ofrecía en la sede del PP madrileño una rueda de prensa para informar de los acuerdos adoptados por la formación en el Comité de Dirección. Su anuncio estrella, el de la puesta en marcha de una campaña de rebelión contra la subida del IVA anunciada por el Gobierno iba a dominar la actualidad informativa de lo que quedaba de semana. Y ha sido un argumento recurrente en las filas socialistas para atacar a Mariano Rajoy.

El PP gallego ha llevado el rechazo al aumento del IVA a su Parlamento

Aunque el anuncio sonó a improvisación [la propia Aguirre reconoció que la iniciativa estaba en pañales], la líder de los conservadores madrileños logró robar el protagonismo a Rajoy. Un día después, el líder del PP respaldaba la idea de la presidenta, pero rechazaba aplicarla al resto de España. Y el pasado lunes, el tema dominó la rueda de prensa de Cospedal, que sacó pecho por Rajoy defendiendo que él es "la primera persona" en el PP que manifestó su oposición al alza impositiva.

También muy consciente de que el empleo de la palabra "rebelión" había sido confundido en algunos sectores con un llamamiento a la insumisión fiscal, Cospedal aclaró que Aguirre había recurrido al vocablo de forma "simbólica".

Si bien desde el día del anuncio la presidenta mantuvo que en ningún caso estaba llamando a los ciudadanos a no pagar, se ha mostrado reacia a renunciar a la palabra. De hecho, reconoció, en una conversación informal con el presidente del Gobierno con quien coincidió en el Congreso en los actos por el 11-M que pudo errar al emplear el término pero que "a veces, las cosas mediáticas son así".

Murcia y Valencia se han sumado a la campaña a favor de los toros

Aguirre cree que gracias a su "rebelión" los españoles se han enterado de la subida del IVA de Zapatero. Pese a que haya en el partido quien considera que "se ha pasado de frenada". "Una presidenta de una institución que vive de los impuestos no debe hablar de rebelión fiscal", relata un veterano diputado.

Pero el tema ha calado. Y algunas comunidades gobernadas por el PP, como Galicia y La Rioja, se han posicionado junto a la líder de los conservadores madrileños. Hasta la fecha, la que más lejos ha llegado ha sido Galicia, que ha rechazado el alza impositiva con una resolución en el Parlamento regional.

Hay en el PP quien ve tras esta actitud de Aguirre la intención de "retener" a parte del electorado. "Hay encuestas que dan un ascenso importante en Madrid a UPyD y ella intenta frenar esta tendencia con mensajes de este tipo", explica una antigua colaboradora de la presidenta. "No puede permitirse que los autónomos y los pequeños empresarios de la Comunidad de Madrid, de donde recoge gran parte de sus votos, se muden de formación política", completa.

"La presidenta tiene intuiciones políticas muy acertadas", dice un dirigente

Esta semana, la batalla contra el IVA que el PP perdió en el Congreso tendrá su segunda parte en el Senado. En esta ocasión, a los socialistas no les bastará con el apoyo de los nacionalistas vascos y canarios para sacar adelante su iniciativa.

Defensa de los toros
Bien de Interés Cultural

Aguirre también ha sabido lograr otro golpe de efecto iniciando los trámites para declarar las corridas de toros como Bien de Interés Cultural en la Comunidad. Todo, cuando el Parlament de Catalunya debate sobre la prohibición de este espectáculo.

Con su iniciativa, Madrid se convertía en la primera comunidad autónoma en calificar de hecho cultural relevante las corridas de toros. Y, de paso, la presidenta, gran aficionada a este espectáculo, se reservaba un hueco preferente en todos los periódicos y telediarios.

Pero la cosa no se quedó ahí. Un día después del anuncio de la presidenta, el 5 de marzo, el efecto contagio llegó a la Comunidad Valenciana y Murcia, otros dos grandes feudos conservadores, que iniciaban los trámites para proteger las corridas de toros. Y el PP de Extremadura anunciaba su intención de llevar una iniciativa similar a la cámara regional.

"No todo tiene que ser uniformado", señalan en el entorno de Aguirre

Un importante número de dirigentes conservadores aplauden la "agilidad" de Aguirre en este campo. "Ha sido eficaz en satisfacer un sentimiento de su electorado", apunta un diputado, que destaca la batalla que la presidenta lidia en contra de las prohibiciones. En este sentido, recuerda que en más de una ocasión se ha mostrado partidaria de no aplicar una ley del tabaco más restrictiva. Pese a que la norma parta del Ministerio de Sanidad.

En el entorno de la presidenta madrileña señalan que actitudes como esta no roban protagonismo a Rajoy. "Esperanza hace su trabajo y su papel ante un determinado electorado, y Rajoy, como presidente, cumple un papel más moderado. No todo tiene que ser uniformado. A Aguirre no le van las medias tintas", justifican.

Elecciones anticipadas
La indefinición del líder

Trascendiendo también las fronteras de la Comunidad de Madrid, la presidenta madri-leña se coló de nuevo en la política nacional el pasado 3 de febrero. Tras la celebración del Comité Ejecutivo del PP madrileño, reclamó al presidente del Gobierno la convocatoria de elecciones anticipadas.

Con el gesto, conseguía que los focos se dirigiesen a Mariano Rajoy que en todo momento había evitado pedir una convocatoria electoral consciente de que se trataba de una posibilidad que sólo tiene el presidente del Gobierno.

"La presidenta no renuncia a su cuota de protagonismo", dice un diputado

No obstante, la petición de la líder del PP de Madrid caló hondo en las filas conservadoras. Y destacados dirigentes, como Javier Arenas, vicesecretario de Política Autonómica y Local, se subieron al carro. Hasta que Rajoy decidió enfriar el debate. El pasado día 18 de febrero, y en presencia de Esperanza Aguirre, no quiso mojarse.

"Sólo hay tres alternativas [para Zapatero]: rectificación, adelanto, y cambio en la presidencia. Pero ninguna de ellas me compete a mí sino al Gobierno", dijo Rajoy.

Imputados Gürtel
La doble vara de medir

Si hay algo que nadie en el PP niega a Aguirre es el haber sido más enérgica que Rajoy al exigir responsabilidades a sus imputados en el Caso Gürtel. Mientras el ex tesorero del PP Luis Bárcenas sigue ocupando su escaño en el Senado, lo mismo que ocurre con Jesús Merino en el Congreso, los diputados de la Cámara madrileña imputados ya no pertenecen al Grupo Parlamentario Popular.

Benjamín Martín Vasco, Alfonso Bosch Tejedor y Alberto López Viejo, que fueron suspendidos de militancia tras conocerse su relación con la trama de Correa, dejaron de formar parte del PP en la Asamblea regional el pasado mes de octubre, cuando se conoció parte del sumario. También los ex alcaldes de Boadilla y Pozuelo abandonaron sus respectivos grupos municipales.

"No hay que negar que Esperanza Aguirre tiene a veces intuiciones políticas muy acertadas", apunta un diputado nada aguirrista.

Jueves negro en el feudo de la presidenta

El regreso. La sombra del ‘tamayazo’

Pese al éxito de algunas de sus iniciativas puertas afuera de la Comunidad de Madrid, la semana que termina no ha sido fácil para la presidenta. Siete años después del ‘tamayazo’, el episodio de transfuguismo que hizo posible que Esperanza Aguirre llegase a la presidencia de la Comunidad en 2003, el ex diputado socialista Eduardo Tamayo, uno de los protagonistas de este escándalo político, reaparecía asegurando haber concertado una cita con la presidenta. El pasado jueves, al filo del mediodía, el tránsfuga se presentaba en la sede del Gobierno regional asegurando que tenía una reunión con Aguirre. A los pocos minutos abandonó la madrileña Puerta del Sol después de que los servicios de seguridad no le permitieran el acceso. A su salida, Tamayo amenazó con destapar algunos secretos de los episodios de 2003. E implicó en el caso a Ricardo Romero de Tejada, ex secretario general del PP de Madrid, y a la diputada regional Carmen Rodríguez Flores. Preguntada en rueda de prensa, Esperanza Aguirre negó haber concertado una cita con el ex diputado. “Jamás”, dijo. Pero no negó haber recibido cartas suyas.

El adiós. La marcha de Güemes

El pasado jueves, Aguirre decía adiós a su consejero de Sanidad, Juan José Güemes. Después de 17 años en política, este ha decidido dar el salto a la actividad privada. Argumentando motivos “personales y profesionales”, Güemes, que había mantenido alguna diferencia con su jefa en los últimos meses, ha obligado a la presidenta a afrontar una remodelación de Gobierno. El principal distanciamiento entre ambos llegó el pasado 3 de noviembre cuando, en ausencia de Aguirre, a Güemes le tocó en suerte defender la postura del PP madrileño en el Comité Ejecutivo Nacional del partido. Pocos días antes, el vicealcalde de Madrid, Manuel Cobo, había criticado duramente a Aguirre en una entrevista y la polémica consumió gran parte del tiempo de la reunión. A la líder del PP madrileño no le sentó nada bien que en el partido alabaran el tono moderado empleado por su entonces consejero. Esperaba más dureza. La ambición y vocación política de Güemes hace a más de uno en el partido pensar que su retirada es temporal y que dentro de unos años regresará a la política nacional sin vínculos con el ‘aguirrismo’.