Sábado, 20 de Marzo de 2010

El Valencia obtendrá la puntuación habitual para la Liga de Campeones si gana en casa

EFE ·20/03/2010 - 12:52h

EFE - El delantero David Villa (d) celebra su gol contra el Werder Bremen con sus compañeros David Silva (i) y Juan Mata (c) del Valencia CF, durante el partido de vuelta de los octavos de final de la Liga Europa. EFE/Archivo

El Valencia, tercero en la tabla de la Liga y que va a jugar dos partidos como local entre el domingo y el miércoles, obtendrá la puntuación media habitual que da la clasificación para la Liga de Campeones si gana los encuentros que le quedan en casa.

A falta de doce partidos para el final del torneo, el conjunto valenciano, que recibe mañana al Almería y el miércoles al Málaga, es tercero con 47 puntos y si gana los siete choques que le restan en Mestalla sumará 68, cifra que habitualmente da derecho a disputar la primera competición europea.

Desde que a partir de la campaña 2000-2001 han sido cuatro los equipos españoles clasificados para la Liga de Campeones, la obtención de 68 puntos ha sido siempre suficiente para jugar este torneo a excepción de en la campaña 2003-2004, en la que el listón quedó en los setenta puntos que obtuvo el Real Madrid.

Es más, en campañas como la 2002-2003, el Celta logró el objetivo con 61 puntos y en la 2004-2005 lo hizo el Betis con 62, mientras que al Barcelona le bastaron 63 en la 2000-2001.

En cualquier caso, estas puntuaciones sirven para entrar en la Liga de Campeones como cuartos, lo que obliga a disputar la fase previa del torneo, algo que también ocurría hasta la pasada campaña con el tercer clasificado, puesto que tan sólo el campeón y el subcampeón de la Liga española entraban directamente en la fase de grupos.

Desde esta temporada, el tercero de la Liga se libra de jugar la fase previa, por lo que de cara también a la próxima campaña, la tercera posición tiene mucho más premio que la cuarta, pues evita disputar esa eliminatoria en agosto.

Ser tercero, sin embargo, es más caro que ser cuarto y aunque en alguna ocasión en los últimos años han bastado los 68 puntos, en otras ha sido necesario alcanzar los setenta, como el año pasado le ocurrió al Sevilla, en incluso hasta 72.

Para lograr los 68 puntos que el Valencia puede obtener en sus partidos de casa, el equipo debe superar a rivales que se encuentran en todos los casos por detrás en la tabla, algunos en situaciones bastante comprometidas.

Tras recibir ahora a Almería (décimo) y Málaga (decimoquinto), el Valencia jugará como local ante Osasuna (decimotercero), y después ante dos equipos que mantienen las esperanzas de alcanzar la cuarta posición como son el Athletic de Bilbao y el Deportivo de La Coruña.

Mientras el Valencia es tercero con 47 puntos, el Deportivo es sexto con 42 y el Athletic séptimo con 41, por lo que el club de Mestalla se juega ante estos rivales, además de los puntos, la diferencia particular de goles.

En Bilbao el Valencia se impuso en la primera vuelta por un marcador de 1-2, al tiempo que en La Coruña logró un empate a cero ante el Deportivo.

Tras medirse a estos cinco rivales, el Valencia cerrará la Liga en casa ante dos equipos como el Xerez y el Tenerife, que ahora ocupan puestos de descenso a Segunda y que pueden llegar a Mestalla con el descenso consumado o para jugarse sus últimas bazas en pos de la permanencia.

El calendario ha propiciado que a falta de doce jornadas para acabar la Liga, al Valencia le resten siete encuentros en casa y cinco a domicilio, donde tratará de reforzar o equilibrar los puntos que obtenga o pierda como local.

En los cinco partidos lejos de Mestalla, el Valencia debe visitar al Zaragoza, al Real Madrid, que es segundo, al Mallorca, que ocupa la quinta posición con 43 puntos, y al Espanyol y el Villarreal.

En la actualidad, el Valencia tiene cuatro puntos de ventaja sobre la quinta posición y tres, más uno por la diferencia particular de goles, con el Sevilla, que es cuarto.