Sábado, 20 de Marzo de 2010

Séptimo día de protestas de los 'camisas rojas' en Bangkok

25.000 seguidores de ex primer ministro Shinawatra recorren las calles de la capital tailandesa para exigir la celebración de elecciones.

PÚBLICO.ES/EFE ·20/03/2010 - 11:25h

Los 'camisas rojas', en una de las manifestaciones de esta semana en Bangkok (Tailandia). EFE

Unos 25.000 seguidores del ex primer ministro tailandés Thaksin Shinawatra, conocidos como los "camisas rojas", marcharon hoy por Bangkok para exigir de forma pacífica la disolución del Parlamento y la convocatoria de elecciones anticipadas.

En coches, camionetas y motocicletas los manifestantes del Frente Unido para la Democracia y contra la Dictadura, la plataforma política de los partidarios de Shinawatra, recorrieron cerca de 70 kilómetros de calles de la capital sin que se produjeran incidentes, aunque eso si, empeoraron el tráfico, cuyo caos es legendario.

Con las banderas rojas y enseñas tailandesas como estandartes, corearon a su paso consignas contra el actual jefe del Ejecutivo, Abhisit Vejjajiva, líder del Partido Demócrata, y contra el presidente del Consejo Real, Prem Tisunalonda, general jubilado y jefe de Gobierno durante la década de los ochenta.

"Viajamos para llegar al corazón de los habitantes de Bangkok y pedirles que se unan a nosotros, pobres campesinos, para expulsar al Gobierno apoyado por la élite", afirmó Veera Musikhapong, uno de los líderes del Frente, organizador de las protestas.

Weng Tochirakarn, dirigente del Frente Unido para la Democracia y contra la Dictadura aseguró que las manifestaciones cesarán "inmediatamente" si el primer ministro Vejjajiva accede a disolver el Parlamento y convoca elecciones anticipadas.

Jornada tranquila

Los 'camisas rojas' inician así su séptimo día de protestas pacíficas, tratando de dar un impulso a las manifestaciones , que se han desinflado en los últimos días a causa de las divisiones internas y a la indiferencia de los vecinos de Bangkok

La caravana de vehículos, a la que la Policía abrió paso, estuvo vigilada por las fuerzas de seguridad, con grupos de agentes y soldados posicionados cada 500 ó 600 metros.

La normalidad fue la tónica general, aunque algunos comercios, como las numerosas joyerías del bullicioso barrio chino de Bangkok, cerraron sus puertas al público como precaución.

Esta semana, los activistas consiguieron atraerse la atención de la prensa internacional con el vertido de botellas de sangre frente a la sede del Gobierno y el chalé del jefe del Ejecutivo, pero las manifestaciones pacíficas no han movido un ápice el panorama político .

 Golpe de Estado en 2006

Tailandia padece una profunda crisis desde el golpe de Estado de septiembre de 2006 contra Shinawatra, actualmente en el exilio y declarado prófugo por la justicia de su país.

Una gran parte de los 'camisas rojas' y las clases más humildes idolatran a Shinawatra, a pesar de su ingente riqueza y alto tren de vida, mientras que consideran al actual jefe del Gobierno, Abhisit Vejjajiva, un "títere" de la élite cercana a la monarquía y el Ejército.

Shinawatra considera que las protestas son parte de la "lucha de clases", mientras que el actual  Gobierno le acusa de comprar a los tailandeses del medio rural con dinero y promesas vacías, para que unan a su movimiento.

A finales del año pasado, los 'amarillos', que comenzaron las protestas contra Shinawatra en 2006, tomaron durante una semana el control de los dos aeropuertos de Bangkok con la finalidad de forzar la caída del Gobierno formado por políticos aliados del ex primer ministro depuesto.