Sábado, 20 de Marzo de 2010

España cree que la UE debe "ensayar otra forma de hacer política con Cuba"

EFE ·20/03/2010 - 03:55h

EFE - El secretario de Estado español para Iberoamérica, Juan Pablo de Laiglesia, quien abordó con el presidente Leonel Fernandez el estado de la relación bilateral con España, destacó el interés de la presidencia de turno de la UE de "prestar al Caribe más atención que hasta ahora". EFE/Archivo

El secretario de Estado español para Iberoamérica, Juan Pablo de Laiglesia, se mostró hoy partidario de "ensayar otra forma de hacer política con Cuba" desde la Unión Europea (UE), porque la actual, dijo, "no es eficaz".

De Laiglesia, en declaraciones a periodistas en Santo Domingo, defendió la posición de la presidencia española de turno de la UE en favor de una "reflexión" sobre las actuales relaciones entre Europa y Cuba.

Recordó que la relación actual se rige por la posición común de 1996, un instrumento que se ha revelado ineficaz, ya que no ha permitido alcanzar resultados ni objetivos concretos, indicó.

Se ha constatado, explicó, que desde 1996 han cambiado muchas cosas, tanto en Cuba, que tiene otro presidente, como en la actitud hacia la isla de los países de América Latina, de la OEA, de países europeos y de los Estados Unidos, que dialogan sobre aspectos concretos con el régimen cubano.

Por todo ello la presidencia española de la UE propone "un proceso de reflexión" para ver si es conveniente emplear otros instrumentos en la relación con Cuba.

En su opinión "sería razonable" sustituir la posición común de 1996 por una nueva fórmula que denominó "un instrumento bilateral" igual al que "regula las relaciones de la UE con todos los países, excepto con Cuba".

Ese instrumento debería incluir "una declaración de objetivos comunes y un compromiso de ambas partes de tratar de alcanzarlos", indicó.

Sobre el rechazo que genera esta posición de la presidencia española entre quienes consideran que supondría un debilitamiento de la política de derechos humanos, consideró que eso no ocurriría, ya que "cualquier acuerdo bilateral al que llegue la Unión Europea tiene que tener una cláusula democrática y una cláusula de derechos humanos", precisó.