Sábado, 20 de Marzo de 2010

Rajoy y Uribe piden a Chávez que colabore contra el terrorismo

El líder del PP convierte su viaje en un instrumento para afirmarse como un líder de la derecha europea

ANTONIO ALBIÑANA ·20/03/2010 - 00:10h

Mariano Rajoy charla con Álvaro Uribe. - EFE

El objetivo de la visita de Mariano Rajoy a Colombia estaba planteado como una iniciativa de la política exterior del PP "para acercarse a los residentes españoles en el mundo". Pero el líder del PP ha convertido su viaje en un instrumento para afirmarse como un líder de la derecha europea que estrecha relaciones con la figura más destacada en la oposición a los gobiernos de izquierda en América latina, Álvaro Uribe. Además de mostrar su afinidad con el uribismo, Rajoy se manifestó desde su llegada a Bogotá contra la política del Gobierno español respecto Venezuela y Cuba, y atacó abiertamente al presidente Hugo Chávez, de quien dijo: "No colabora contra el terrorismo, no atiende ni respeta los autos y las sentencias de los tribunales, y no es un demócrata".

Y todo ello a pesar de que el ministro de Interior venezolano, Tareck El Aissami, y el propio presidente Hugo Chávez se han mostrado dispuestos a estudiar el auto de la Audiencia Nacional contra presuntos miembros de ETA residentes en Venezuela y proceder a su extradición a España si se muestran pruebas de su pertenencia a la banda. Mariano Rajoy atacó lo que considera una postura "humillante" de Zapatero respecto a Venezuela.

Encuentro en el Palacio Nariño

En la tarde de ayer, tras reunirse con Álvaro Uribe en el Palacio de Nariño, Rajoy dejó constancia de que ambos habían coincidido en que los gobiernos deben ser claros y contundentes en la colaboración antiterrorista. Pero no citó expresamente a Chávez.

Sobre Cuba también se manifestó ayer en Bogotá Mariano Rajoy en declaraciones dirigidas a Zapatero: "Le he ofrecido al presidente del Gobierno un acuerdo que consiste en que pidamos la libertad de todos los presos políticos de la isla".

El ofrecimiento del líder del PP incluye compartir la reclamación a Raúl Castro para que permita que la Cruz Roja Internacional supervise las cárceles cubanas. Rajoy propone también que el próximo 12 de octubre, Día de la Hispanidad, se abra la embajada española en Cuba a los disidentes.