Sábado, 20 de Marzo de 2010

Iberdrola reconoce 37 casos de corrupción en su plantilla

La eléctrica es una de las pocas empresas del Ibex transparente en esta materia. El grueso de los incidentes de 2009 está en EEUU. En España, un empleado afronta un proceso judicial

ANTONIO MUÑOZ VÉLEZ ·20/03/2010 - 08:00h

Dice el tópico que el carácter latino es más dado a la picaresca que el anglosajón. Pues depende, que diría un gallego. Iberdrola, la primera eléctrica española, acaba de revelar un fuerte repunte del número de casos de corrupción detectados en su plantilla en 2009. Los incidentes, 37, se han multiplicado por siete respecto a 2008, cuando la empresa reconoció por primera vez la existencia de prácticas de este tipo entre sus empleados (declaró cinco casos). La inmensa mayoría de los episodios de 2009 (35) corresponde a Estados Unidos. Ya en 2008, Iberdrola admitió que ese país era el que más casos concentraba (tres). Se resolvieron con "acciones disciplinarias".

El código de conducta de Iberdrola prohíbe a su plantilla toda práctica que busque "beneficios personales o trato ventajoso para la compañía". La empresa declina aportar más datos sobre los "incidentes" de 2009, como los denomina en su memoria de responsabilidad social corporativa (RSC), recién publicada.

En 2008, la empresa admitió por primera vez la existencia de fraudes

El informe sugiere que la compañía que preside Ignacio Sánchez Galán se toma el asunto de la corrupción en serio. No en vano, EEUU es la gran apuesta de futuro de la multinacional, que entró allí a lo grande hace casi tres años tras pagar 6.400 millones de euros por la distribuidora Energy East, rebautizada como Iberdrola USA. La empresa invertirá en EEUU 7.000 millones hasta 2012, el 39% del desembolso previsto en su plan estratégico. Es el país al que más dinero destinará.

En 2009, de los 7.796 empleados del grupo que asistieron a cursos anticorrupción, casi todos (7.785) pertenecían a Iberdrola USA. En 2008, sólo tres trabajadores de ese país asistieron a sesiones de ese tipo. La plantilla estadounidense de Iberdrola asciende a sólo 5.787 personas (el 17,8% del total). O sea, que más de un alumno repitió el año pasado.

Además de los 35 casos en EEUU, en 2009 hubo "un incidente con un empleado en [la filial] Coelba (Brasil), que ha presentado la dimisión". Y "en España, un empleado tiene abierto un expediente judicial en proceso".

Motivos

Mariela Geier, directora general de la consultora FTI, especializada en fraudes empresariales (colaboró en la investigación del caso de Bernard Madoff), apunta varios factores que pueden explicar el repunte del número de casos declarados por Iberdrola en EEUU. En primer lugar, cuando una compañía adquiere otra empresa (sobre todo, si es extranjera), siempre hay "un periodo de transición en el que hay quien abusa de la falta de conocimiento del comprador. El defraudador conoce la empresa y sabe que hay zonas grises, lo que le da ventaja".

En EEUU "el marco regulador es muy exigente"

Además, apunta Geier, en EEUU "el marco regulador es muy exigente, por lo que habría que ver qué se entiende por incidente. Muchas veces, es un expediente por una investigación interna abierta por una denuncia anónima de un empleado".

Según esta experta, en EEUU "es normal fomentar una cultura de transparencia que facilita que los empleados reporten actividades fraudulentas", algo que "no existe en España". Por último, "está la cuestión de la imagen: si hay fraude, aparte de la pérdida económica, el deterioro de la reputación de la empresa trasciende las fronteras, afecta al valor en el mercado y a quien hace negocios con la compañía".

Voluntariedad

La información sobre fraudes internos que aporta Iberdrola es voluntaria. La mayoría de las empresas que cotizan en el Ibex 35 (que agrupa a las mayores empresas españolas) publican sus memorias de RSC bajo el estándar GRI (siglas de Global Reporting Initiative), que desde 2002 trata de promover la transparencia y los principios éticos de las empresas bajo el auspicio de la ONU. Pero la profundidad de la información que aportan las empresas es muy variable.

Hay compañías que optan por la ambigüedad

Iberdrola es, junto a Red Eléctrica de España (que fue la primera en hacerlo, en 2007), la única empresa nacional que ha admitido prácticas corruptas en su seno en sus memorias de RSC.

Hay compañías que optan por la ambigüedad: admiten que han detectado casos, pero no los cuantifican. Sin embargo, la mayoría opta por el silencio. Es lo que han hecho las cuatro firmas del Ibex (aparte de Iberdrola) que ya han publicado sus memorias de RSC de 2009: Abengoa, Banco Popular, Mapfre y ACS (principal accionista de Iberdrola, aunque sin presencia en su consejo).