Sábado, 20 de Marzo de 2010

El vicepresidente del CGPJ quiere apartar ya al juez Garzón

De Rosa sostiene que "nadie tiene méritos adquiridos" para ser considerado de forma diferente por la Justicia

Á. VÁZQUEZ ·20/03/2010 - 00:05h

De Rosa el día que compareció en el Congreso para ser elegido vocal. - MARTA JARA

El vicepresidente del Consejo General del Poder Judicial, Fernando de Rosa, se mostró ayer partidario de suspender ya al juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón por los tres procedimientos que ha abierto en su contra el Tribunal Supremo. El número dos del órgano encargado de velar por la independencia judicial defendió una reforma de la Ley Orgánica del Poder Judicial que establezca la suspensión automática de los jueces contra los que se admita a trámite una querella, para evitar "desenfocar el problema", como, a su juicio, ocurre en el caso Garzón.

En Onda Cero, Fernando de Rosa explicó que "sería sano para la sociedad y la Justicia" que los magistrados que tengan abierto un procedimiento, "por apariencia de objetividad", no sigan conociendo de los asuntos que correspondan a sus juzgados.

De Rosa pasó por alto la doctrina del Consejo en materia de suspensiones cautelares de magistrados y, sin decirlo directamente, dio a entender que él era partidario de no esperar a que el Supremo dicte auto de procesamiento o de apertura de juicio oral, es decir, de no aguardar a la resolución que significará que Garzón irá a juicio.

De Rosa pasó por alto la doctrina del Consejo en materia de suspensiones cautelares de magistrados

Hasta ahora el Consejo sólo ha acordado la suspensión cautelar de magistrados con la admisión a trámite de una querella, cuando esta procedía de la fiscalía. Cuando es de parte como las admitidas contra Garzón, sólo se ha suspendido cautelarmente al juez Ferrín Calamita, y porque el fiscal apoyó a las querellantes.

De Rosa insiste en que se ha apartado del proceso abierto a Garzón, pese a que su amistad desde los 18 años con el presidente de la Generalitat valenciana, Francisco Camps, no implica que sienta enemistad hacia el juez de la Audiencia Nacional. Aseguró que se apartaba para "no dar ni un argumento, ni una sombra de duda que permita decir que se está actuando de una manera diferente a lo que haría con cualquier persona que ha cometido un delito".

Que se aparten "los amigos"

Según De Rosa, en el CGPJ, "evidentemente, hay amigos declarados" de Garzón, que "por dignidad" deberían apartarse del proceso, como hicieron él y Margarita Robles. La tercera vocal recusada por el juez, Gemma Gallego, se ha negado a abstenerse. El vocal que fue abogado de Garzón, José Manuel Gómez Benítez, hasta ahora se ha abstenido en los asuntos del juez.

El vicepresidente también se refirió a las manifestaciones de Garzón relativas a que es víctima de una situación "muy injusta" que proviene de "intereses que nada tienen que ver con la Justicia". "He sido juez penal mucho tiempo y todos [los que comparecían ante mí] alegaban lo mismo", afirmó.

Y añadió: "Nadie puede considerar que tiene méritos adquiridos con anterioridad para que la Justicia actúe de manera distinta. Cuando alguien comete un delito es objeto de un procedimiento".