Sábado, 20 de Marzo de 2010

Navarra, pendiente del futuro de Nafarroa Bai

Aralar, EA, PNV y Batzarre intentan salvar sus diferencias en la coalición para mandar a UPN a la oposición en 2011

GUILLERMO MALAINA ·20/03/2010 - 08:00h

Tres años después de convertirse en la segunda fuerza de Navarra y alternativa clara al Gobierno de UPN, Nafarroa Bai (NaBai) vive tiempos convulsos. Y precisamente ahora, cuando sus integrantes (Aralar, EA, PNV, Batzarre e independientes) deben decidir si les une lo suficiente para reeditar su candidatura en las elecciones municipales y forales de 2011.

Todos los partidos dicen que su apuesta hoy es NaBai y comparten, además, la idea de que es la mejor alternativa para intentar acabar ya con 15 años de Ejecutivos de la derecha con Miguel Sanz a la cabeza.

Las cuatro fuerzas mantienen que su única apuesta hoy es reeditar NaBai

El consenso sobre eso es total. Los problemas de la coalición vienen de otro lado, en concreto, de un déficit de confianza entre las distintas formaciones, cuya relación ha sufrido un deterioro paulatino motivado por cuestiones sectoriales, programáticas, organizativas e, incluso, ideológicas. El último foco de tensión ha girado sobre la eventual incorporación de la izquierda abertzale ilegalizada. Aralar y EA habían mantenido hasta ahora la puerta medio abierta, siempre bajo la condición de un rechazo inequívoco a la violencia, mientras que el PNV y Batzarre estaban más por cerrársela con llave a cal y canto.

Disminuye la tensión

No obstante, esa tensión entre los socios de NaBai se ha relajado como consecuencia de la última acción de ETA, que costó la vida a un agente galo, y la posterior respuesta de la ilegalizada Batasuna, sin una condena. Aralar y EA ven avances en su declaración, pero la consideran insuficiente para un pacto. Así, PNV y Batzarre ya respiran tranquilos.

Están obligadas a recuperar la confianza perdida los últimos meses

Aparte de este asunto, las fuerzas de NaBai están obligadas a entenderse sobre otros temas para renovar la coalición. Por ejemplo, a Aralar no le valen los mimbres que sustentan NaBai desde 2007, porque cree que la falta de definición ha derivado en choques. Según su coordinador en Navarra, Txentxo Jiménez, todas las fuerzas de la coalición deben entenderla como "progresista, de izquierdas y abertzale", concretar "mucho más" un programa electoral y modificar el modelo organizativo por resultar "ineficaz". Según Aralar, cada partido debe tener más o menos capacidad al tomar decisiones según su peso real. Hasta ahora la Permanente máximo órgano está formada de forma paritaria.

EA también estima que actualizar las bases políticas y organizativas existentes es "un paso imprescindible" para consolidar NaBai, pero, a diferencia de Aralar, cree que ya hay bases suficientes para renovar la coalición. "EA está dispuesta a revalidarla ya", afirma Maiorga Ramírez, coordinador de EA en Navarra.

Batzarre, una fuerza más pequeña, reivindica la actual dimensión de la Permanente y su idoneidad para acoger las negociaciones en marcha para renovar la coalición. El dirigente de Batzarre Ioseba Eceolaza lamenta por ello la constante celebración de reuniones bilaterales. Pese a disentir además sobre la concepción abertzale que Aralar, EA y el PNV tienen de NaBai, cree que "hay bases suficientes para renovar el acuerdo".

El PNV opta por hablar de la negociación lo menos posible en los medios. "Entendemos que es el momento de hacer un debate interno", responde su líder en Navarra, José Ángel Agirrebengoa.