Viernes, 19 de Marzo de 2010

Alrededor de 10.000 jóvenes se congregan en el botellódromo de Granada

EFE ·19/03/2010 - 20:43h

EFE - Unas 10.000 personas, según el Ayuntamiento de Granada, se congregan ya en el botellódromo de esta ciudad, donde los asistentes están dando la bienvenida a la primavera sin que hasta el momento se hayan registrado incidentes.

Alrededor de 10.000 personas, según el Ayuntamiento de Granada, se congregan ya en el botellódromo de esta ciudad, en donde los asistentes dan la bienvenida a la primavera sin que hasta el momento se hayan registrado incidentes.

Según ha informado a Efe el concejal de Seguridad Ciudadana, Eduardo Moral (PP), la concentración se desarrolla en un ambiente festivo en la única zona en la que está autorizada la celebración de este evento, que tradicionalmente coincide con la llegada de la estación.

La concejalía de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Granada no ha autorizado el desarrollo del "Yellow Festival", que estaba previsto celebrarse junto al botellódromo, en la Huerta del Rasillo, y hasta donde se han desplazado agentes de la Policía Local para informar a los organizadores de que no podían llevarlo a cabo.

Según Moral, a las 19.00 horas el número de personas congregadas rondaba las 10.000, aunque esta cifra podría ir en aumento a lo largo de la noche, lo que ha motivado el corte de varias calles aledañas al recinto, situado junto a una gran superficie comercial en la capital.

La Policía Local, que ha desplegado a 110 agentes, también ha cortado los accesos a la A-44 desde la calle Arabial, mientras que la Guardia Civil impide el acceso a Méndez Núñez en las salidas situadas a la altura del kilómetro 128, según ha informado a Efe un portavoz del instituto armado, que ha precisado que la vía acumula unos cuatro kilómetros de retenciones.

Del total del dispositivo de la Policía Local, unos cuarenta agentes están distribuidos por las inmediaciones del botellódromo, mientras que el resto presta sus servicios por distintos puntos de la ciudad con el objetivo de evitar que grupos de jóvenes beban en la calle y de aplicar "con toda dureza" la ordenanza municipal de la convivencia, que establece sanciones de hasta 300 euros.