Viernes, 19 de Marzo de 2010

Los demócratas cuentan votos para el día D de Obama

El presidente de EEUU se muestra convencido de que el Congreso votará a favor de impulsar la reforma sanitaria

ISABEL PIQUER ·19/03/2010 - 16:30h

Obama se quita la chaqueta antes de dirigirse al público presente en la Universidad George Mason, en Fairfax (Virginia). AFP

Movilización general. Duelo a media tarde. Amenazas veladas y no tan veladas. Demócratas y republicanos se preparan para el fin de semana más importante de la presidencia de Barack Obama, en el que el propio mandatario ha puesto en la balanza su futuro político, a cara o cruz.

Uno por uno. Así van cayendo los votos en el recuento demócrata. El jueves, cayeron tres. Ayer, otros dos, ambos de Ohio. Según los diversos cálculos de la prensa, a la Casa Blanca le faltan de 6 a 20 representantes para sumar los 216 votos necesarios para aprobar el plan de salud, que busca dar cobertura a cerca de 30 millones de estadounidenses que carecen de seguro médico.

Y, claro, han empezado las listas. Las de "ya nos acordaremos de ti". O, como decía ayer el líder de la minoría republicana, John Boehner, "los estadounidenses se van a enterar de todos los tratos, los acuerdos, los pactos" que se alcancen para aprobar el proyecto.

Respaldo suficiente, según Nancy Pelosi

Mientras, Nancy Pelosi, presidenta de la Cámara de Representantes, que está llevando todo el peso de la ofensiva, aseguraba contar con el respaldo suficiente. Según todos los pronósticos, la votación será sin duda por los pelos, con uno o dos votos de diferencia. En los cálculos políticos, que también incluyen pensar en las elecciones legislativas de noviembre, la cúpula del partido "está calibrando qué representante de los distritos más complicados recibirá la absolución por votar no", subrayaba ayer The New York Times. Habría una veintena.

Porque ya no se trata sólo de la reforma sanitaria. "Los responsables demócratas están presionando a sus miembros más recalcitrantes con un planteamiento brutal: ¿Quieres ser el voto que arruine la presidencia y todo para proteger tu escaño?", resumía el comentarista político de la cadena NBC Chuck Todd.

Obama también se ha remangado. Ayer, estaba en otro mitin, esta vez en Virginia, asegurando que Estados Unidos está "a punto de hacer algo histórico este fin de semana". Si la votación fracasa, advirtió, "la industria aseguradora seguirá haciendo de las suyas sin control".

Prácticas abortivas

Los dos votos que se apuntó ayer la Casa Blanca cuentan porque proceden de dos de los representantes que el pasado noviembre votaron en contra de la primera versión del proyecto. Queda por saber cómo quedará la ley, después de las concesiones de último minuto.

El que más se resiste en este momento es el representante por Michigan, Bart Stupak, que el pasado noviembre consiguió incluir una enmienda que restringía el uso de fondos públicos para prácticas abortivas, que fue tachada de la versión del Senado un mes después y que Stupak ha luchado desde entonces por restablecer.  

Noticias Relacionadas