Viernes, 19 de Marzo de 2010

ETA estuvo vigilando el concesionario francés donde robó los coches

EFE ·19/03/2010 - 09:53h

EFE - Unas 200 personas participaron en San Sebastián en una manifestación para protestar por la muerte del miembro de ETA Jon Anza, pese al dispositivo policial desplegado por la Ertzaintza para evitar los actos convocados por este motivo, prohibidos por el departamento vasco de Interior.

El comando de ETA que el martes por la tarde mató a un policía francés había estado vigilando ese mismo día y la víspera el concesionario donde robó los coches, según el gerente del establecimiento, Antoine de Sousa.

En una entrevista publicada hoy por el periódico "Le Parisien", De Sousa explicó que "la víspera y el día del tiroteo por la mañana habíamos notado unas extrañas idas y venidas de coches delante del aparcamiento. Uno de ellos incluso se detuvo, pero no le dimos importancia".

El robo en la agencia de venta de automóviles Contac de Dammarie-les-Lys tuvo lugar el martes hacia las 18.20 hora local cuando sólo estaba presente un vendedor y entraron dos hombres y una mujer de pelo largo y rubio que se presentaron como clientes, indicó el gerente.

Estos tres miembros del comando sacaron sus armas y condujeron al vendedor a la oficina, donde le cubrieron la cabeza y lo maniataron con unas cuerdas de plástico.

Pudo escuchar voces en otra oficina en la que se guardan las llaves de los coches y se fueron al cabo de media hora con los vehículos, aunque no pudieron evitar que al hacerlo se activara la alarma.

Según su testimonio, se llevaron dos Peugeot 307, un Renault Laguna break y un BMW, este último el coche del empleado al que habían reducido. Todos con más de 100.000 kilómetros en el cuentakilómetros, algo que le extrañó a De Sousa en un principio, pero que luego ha entendido: "querían coches de gente corriente, que no llamen la atención".

El gerente dijo que, como su empleado, se ha quedado traumatizado al saber que todo acabó con la muerte del brigada jefe Jean-Serge Nérin y que fue obra de ETA, y añadió que conocía al policía, que acudía a veces a su negocio en patrulla.

"Una vez por descuido había apretado la alarma. Fue él quien vino y me recomendó que prestara más atención manejando el mando", recordó.

El martes fue la patrulla dirigida también por Nérin la que intervino a unos cientos de metros del concesionario Contact cuando los agentes vieron a varias personas que llenaban los depósitos de unos coches con unos bidones en un descampado.

Allí se produjo el tiroteo que costó la vida al oficial de policía y donde se detuvo al miembro de la banda Joseba Fernández Aspurz, alias "El Guindi".