Viernes, 19 de Marzo de 2010

César toma el relevo del espíritu de Cañizares como referente del Valencia

EFE ·19/03/2010 - 12:28h

EFE - El portero del Valencia César Sánchez. EFE/Archivo

El guardameta César Sánchez ha tomado el relevo del espíritu de Santiago Cañizares como referente de la portería del Valencia y en tan sólo un año en el club se ha convertido en un hombre clave, de la misma forma que Cañizares lo fue durante la década que pasó como portero del equipo.

El encuentro del jueves en Bremen, donde el Valencia logró un heroico empate a cuatro goles ante el Werder que valió el pase a cuartos de final de la Liga Europa, ha ratificado el protagonismo de César en el equipo.

Este partido ha confirmado una racha ascendente del portero extremeño, que llegó como parche de urgencia en enero de 2009, pero que se ha convertido en uno de los grandes argumentos positivos del Valencia por sus buenas actuaciones.

Sin la capacidad de Cañizares en lances como el penalti, se ha mostrado más seguro en que el "Dragón" a la hora de despejar los balones aéreos, mientras que comparte con su predecesor la capacidad para aguantar en acciones de uno contra uno, en la que casi siempre sale victorioso.

Además, es un experto, al igual que "Cañete", en manejar los tiempos de los partidos y en crecerse cuando las condiciones son más adversas, tal y como ocurrió en Bremen.

Aunque la marcha de Cañizares se produjo al final de la campaña 2007-2008, el fin de su ciclo como portero del equipo había tenido lugar en diciembre de 2007, cuando el entonces técnico Ronald Koeman decidió prescindir de él con la aquiescencia del presidente Juan Soler.

En aquel momento, empezó la era "post-Cañizares" con el paso por la portería del Valencia de Juan Luis Mora, Timo Hildebrand, Vicente Guaita o Renan Brito y, ya en esta campaña, Miguel Ángel Moyà, fichado del Mallorca para ser titular.

Sin embargo, menos de dos años después del adiós del portero que mejor resultado le ha dado al club en décadas, el Valencia se ha encontrado con que la solución de urgencia adoptada tras la lesión de Renan en enero de 2009, es la mejor opción para dar consistencia a su portería.

César nació en Coria (Cáceres) hace 38 años y ha desarrollado su carrera profesional en el Valladolid, donde debutó en Primera en la temporada 91-92, cuando alguno de los que le han acompañado esta semana en el banquillo del partido de Bremen todavía no habían nacido.

Nueve temporadas en el Valladolid le llevaron al Real Madrid, donde estuvo cinco años, antes de recalar en el Zaragoza, donde pasó al Zaragoza. Allí pasó tres temporadas y desde allí dio el paso al fútbol inglés.

El Tottenham Hotspur fue su destino, pero la suplencia le abrió las puertas del Valencia, un club que necesitaba un hombre experto y conocedor del fútbol español para resolver la segunda mitad de la pasada campaña.

En Valencia vive, valga el tópico, una segunda juventud. Acabó la pasada campaña con un buen rendimiento y aunque inició la actual como suplente, sus prestaciones ofrecieron más solvencia que las de Moyà. Pronto la titularidad fue suya.

Pasó de ser el segundo portero, el que no juega en Liga pero sí en Copa del Rey y en la Liga Europa, a convertirse en titular. Poco después se adueño de la portería sin excepción.

Sus actuaciones han dado muchos puntos al Valencia, un equipo con una defensa maltrecha por lesiones y sanciones, por lo que César ha jugado varias veces acompañado por jugadores no especialistas en los puestos de retaguardia.

David Navarro, Carlos Marchena, Alexis Ruano o Jeremy Mathieu han estado lesionados y Miguel Brito sancionado, por lo que César nunca ha podido jugar con los mismos hombres con asiduidad.

Buena prueba del excelente momento de César es que los doce goles que ha recibido en los cuatro últimos encuentros que ha disputado no han impedido que los elogios hayan acompañado sus actuaciones.