Viernes, 19 de Marzo de 2010

Tamayo amenaza a Aguirre con tirar de la manta

El autor del tamayazo implica al ex número dos regional del PP. "Esto no va a quedar así", avisa tras su intento fallido de ver a la presidenta

ALICIA GUTIÉRREZ ·19/03/2010 - 08:00h

Dani Pozo - Eduardo Tamayo, el diputado tránsfuga que protagonizó el tamayazo, abandona la sede de la Presidencia de la Comunidad de Madrid.

Siete años después del tamayazo, el oscuro episodio en el que dos tránsfugas del PSOE abrieron en 2003 a Esperanza Aguirre la puerta del Gobierno de Madrid, su principal protagonista, el ex diputado Eduardo Tamayo, disparó ayer una amenaza en toda regla contra el PP. "Esto no va a quedar así", prometió ante los periodistas al tiempo que implicaba en el caso al ex número dos del PP de Madrid, Ricardo Romero de Tejada, y amagaba con nuevas revelaciones. Esa fue su reacción tras un intento fallido de ser recibido por Aguirre en su sede oficial. Como adelantó Público el miércoles, Tamayo asegura que tenía una cita concertada con la presidenta y que habría sido la segunda desde 2003. Condesagrado por una visita frustrada que en sí misma resucita el fantasma del nunca investigado tamayazo, Aguirre lo negó todo: "Jamás he visto a Tamayo", espetó luego a los informadores. Y no había cita fijada para ayer.

Tras ser despachado de vuelta a la calle por los servicios de seguridad de la sede de la Puerta del Sol, fue Tamayo quien se despachó ante los periodistas: porque no sólo implicó en "lo ocurrido" al ex secretario general del PP de Madrid, Ricardo Romero de Tejada, sobre quien desde el principio se cernieron las principales sospechas de juego sucio. Tamayo involucró también a la diputada regional Carmen Rodríguez Flores, persona muy próxima a quien hace siete años desempeñaba el cargo de tesorero nacional del PP, Álvaro Lapuerta.

Tamayo: "Algo tendrán que ver Tejada y Rodríguez. Ya lo verá"

En el momento del tamayazo, Romero de Tejada, hoy retirado de la política, estaba vinculado a los empresarios Francisco Bravo y Francisco Vázquez, que aún conservan potentes intereses inmobiliarios en la comunidad. Bravo y Vázquez reservaron las habitaciones de hotel que Tamayo y la entonces también diputada Teresa Sáez ocuparon tras el golpe de mano perpetrado por ambos el 10 de junio de 2003.

Dinero nunca "tocado"

El tránsfuga por antonomasia pronunció ayer una enigmática frase: "Fue una gran farsa [el tamayazo] y lo que sí les puedo decir es que yo no he tocado ni un euro". Podía haber dicho que no hubo ni un euro por medio. Pero eligió el verbo tocar. Y, al elegirlo, Tamayo abrió de modo implícito la hipótesis de que, por una u otra razón, sí hubo dinero pero que, en realidad, se quedó en todo o en parte por el camino. Tamayo evitó aclarar quién orquestó la "farsa", término que sugiere la existencia de un plantel de actores con los papeles repartidos de común acuerdo. No obstante, el ex diputado se aferró a que la culpa de su acción fue del PSOE, incluido Zapatero, por no respetar lo pactado con su facción, Renovadores por la Base.

Aguirre niega de modo tajante que jamás se haya visto con el tránsfuga

¿Estaba Tamayo ayer vinculando a Romero de Tejada y Rodríguez Flores con alguna operación ilegal, haya o no prescrito? No se sabe. Porque el abogado, que reivindica para sí mismo una "limpieza" en la que ni el PSOE ni parte del PP creen, no explicó por qué señalaba con nombres y apellidos a Romero de Tejada y a Carmen Rodríguez. ¿Qué tienen que ver ambos con lo sucedido en 2003?, fue la pregunta. "Pues algo tendrán que ver. Ya lo sabrán en los próximos días", respondió.

Pero hubo más. Tamayo prometió que "con el tiempo" se conocerán las cartas que, según su testimonio no desmentido por la destinataria, ha enviado a Aguirre en relación con "actuaciones poco ejemplares" de militantes del PP. Esas cartas, había contado Tamayo a Público la noche del miércoles, se refieren a hechos relativos a 2003 y de los que el ex diputado "ha tenido conocimiento". Luego, Aguirre se curó en salud: "¿Cartas del señor Tamayo? Pues supongo que sí, no me sorprendería". Respondió así durante la rueda de prensa donde se anunció el abandono del hasta ahora consejero de Sanidad, Juan José Güemes, hombre cercano a Rodrigo Rato, a cuya sombra ganó poder Romero de Tejada.

Tamayo atacó con ira a Aguirre, la principal beneficiaria de su acción: "No sé a qué juega la señora presidenta de esta comunidad", dijo con rabia. Según su versión, sí que tenía una cita con Aguirre, la segunda que habría de congregarlos a ambos desde 2003, amén del encuentro que asegura haber mantenido con Francisco Granados, número dos del PP de Madrid y consejero de Interior. ¿Tiene algún asunto pendiente con la presidenta? Tamayo contestó amenazante: "No. Me siento vilipendiado por ella. Ya veré la estrategia que tomo porque, desde luego, esto no se queda así". Este periódico preguntó luego a Aguirre qué cree que persigue Tamayo acudiendo a la Puerta del Sol en busca de ser recibido. Tal vez, aventuró, quiere volver a la política.