Jueves, 18 de Marzo de 2010

El ladrillo no devuelve uno de cada diez euros prestado

La tasa de morosidad del sistema financiero superó el 5,3% en enero

B. C. B. / V. Z. ·18/03/2010 - 22:45h

La morosidad del crédito promotor, el agujero del sistema financiero español, sigue avanzando en las carteras de bancos y cajas de ahorros y terminó 2009 por encima del 10%. Es decir, que uno de cada diez euros que las entidades financieras prestaron a las inmobiliarias no se devolvió. Esta es la tasa de morosidad más elevada registrada en el sector inmobiliario desde 1996, cuando el Banco de España empezó a publicar los datos de estas empresas. Además, la tasa casi duplica la media empresarial, que se situó en el 6,2% a finales de 2009.

Aunque la morosidad en el sector del ladrillo crece más despacio que hace un año, las alzas siguen siendo pronunciadas. Además, pese a esta abultada cartera de créditos dudosos, las entidades siguieron financiando al sector, que recibió un 1,6% de préstamos más que en el mismo periodo del año anterior, en buena medida por las refinanciaciones realizadas y la entrega de nuevos créditos para dar aire a las compañías y evitar así su caída.

No sucede lo mismo con las constructoras, con una mora también elevada que rebasa el 8%, pero cuyo crédito disminuyó un 14% respecto al año anterior. En total, la financiación concedida a las empresas se redujo un 2,52% en el año .

En los datos desagregados de hogares y empresas de diciembre se constata la gran diferencia entre familias y sociedades a la hora de devolver los créditos. Así, la morosidad de los hogares cerró 2009 en un 3,68%, lo que supone el primer descenso desde diciembre de 2006, en un momento de plena bonanza. Tras la caída, la tasa bajó prácticamente al mismo nivel del primer trimestre de 2009. De confirmarse la tendencia, esto supondría la estabilización o incluso el retroceso de la morosidad de las familias, mientras que la empresarial sigue aumentando.

Subida en enero

Hoy se conoció también el dato total del sistema financiero en enero, mes en el que registró una tasa de morosidad del 5,3%, la más alta de los registros de la última década y un importante salto frente al dato del 5% de diciembre. Los bancos tienden a llevar a enero sus registros de créditos dudosos por que las referencias de diciembre son las que se toman para las comparaciones internacionales con los competidores. Las cajas siguen teniendo una morosidad más elevada que los bancos, (un 5,34% frente al 5,18%).