Jueves, 18 de Marzo de 2010

Sanidad ahorrará 1.500 millones en fármacos

El Gobierno y las comunidades autónomas firman un pacto para dar estabilidad al Sistema Nacional de Salud que incluye la rebaja de todos los medicamentos, incluidos los genéricos

AINHOA IRIBERRI ·18/03/2010 - 23:20h

EFE - La ministra de Sanidad, Trinidad Jiménez, durante su asistencia al Consejo Interterritorial Extraordinario para el Pacto por la Sanidad.

El Ministerio de Sanidad y las comunidades autónomas sellaron un Pacto Sanitario que ahorrará al Estado 1.500 millones de euros anuales en gasto farmacéutico. La solución se cerró ayer en el Consejo Interterritorial extraordinario del Sistema Nacional de Salud (SNS).

El acuerdo fue unánime entre todas las autonomías y representa, en palabras de la ministra Trinidad Jiménez, el primer paso de una "hoja de ruta" que permitirá garantizar la sostenibilidad del sistema sanitario español, "uno de los mejores del mundo", a su juicio.

La principal modificación se refiere al cálculo de los precios de referencia, es decir, el precio común que fija el Gobierno para aquellos medicamentos que llevan más de diez años en el mercado, comparten principio activo y cuentan con un genérico en las farmacias.

Hasta ahora, dicho importe se calculaba a partir del promedio de los tres fármacos más baratos. Cuando la propuesta aprobada ayer entre en vigor -la ministra calculó que no tardaría más de una semana-, el cálculo se hará a partir del coste por tratamiento más barato en el mercado.

Con esta medida, que repercute únicamente en la industria farmacéutica, el ministerio calcula que se ahorrarán 916 millones de euros al año. Un portavoz de la patronal que agrupa a los principales laboratorios explicó que se trata de una medida "muy dura", que afectará muy gravemente a las cuentas de los laboratorios, "ya mermadas de por sí por la crisis". Sin embargo, esta misma fuente reconoció el esfuerzo de Sanidad "por mantener la apuesta y el compromiso por la innovación".

Un gasto multimillonario

Jiménez reconoció que se había "estudiado" la aplicación de una bajada lineal del precio de los medicamentos, pero dijo que, por el momento, se había descartado una acción tan directa, "porque podría afectar a la propia innovación".

El gasto farmacéutico anual el pasado mes de enero ascendía a casi 13.000 millones de euros, más de una quinta parte de los más de 60.000 millones de euros del presupuesto global de la sanidad estatal.

Junto a la bajada de precios de referencia, la segunda gran medida para disminuir el gasto farmacéutico consiste en la reducción del precio de los medicamentos genéricos en un 25% de media, aunque la medida no se llegará a aplicar en el caso de los genéricos que ya hayan bajado considerablemente sus precios. Según los cálculos de Sanidad, esta medida supondrá un ahorro de 317 millones de euros.

El director general de la Asociación Española de Medicamentos Genéricos (AESEG), Ángel Luis Rodríguez de la Cuerda, admitió que el anuncio le sorprendió. "Los medicamentos genéricos, que son una herramienta de ahorro para el SNS, llevan años sufriendo rebajas y una bajada de este tipo es, sin duda, negativa", señaló. La ministra declaró que de este modo "se conseguirá aumentar el consumo de genéricos", aunque no especificó cómo.

La tercera medida dentro de las dirigidas a mejorar la eficiencia del gasto es la fijación de un precio máximo para los medicamentos de uso muy común y con una oferta muy amplia, entre los que se incluirían, por ejemplo, los analgésicos más corrientes, como el ibuprofeno. Con la puesta en marcha de esta iniciativa, se ahorrarían otros 352 millones de euros. La suma de estos tres montantes asciende a los 1.585 millones de euros que prevé ahorrar Sanidad, cien de los cuales beneficiarán directamente al usuario, que pagará menos gracias a la rebaja de los precios.

Jiménez explicó que, además de estas medidas, que se aplicarán a lo largo de 2010, los consejeros de Sanidad de las comunidades autónomas acordaron otras acciones que se desarrollarán entre 2010 y 2013, "más allá de calendarios electorales". Entre ellas, destaca que el organismo encargado de repartir el dinero a las autonomías, el Consejo de Política Fiscal y Financiera, pueda especificar que una parte del presupuesto deba dedicarse obligatoriamente a la Sanidad. Además, se quiere reformar el fondo de cohesión sanitaria y establecer mecanismos de compensación del gasto.

Ministerio y consejerías pretenden, asimismo, dejar de gastar dinero en contingencias laborales, que deberían de abonar las mutuas. Por último, se revisarán las tarifas por atención a los accidentes de tráfico y los mecanismos de gestión de reembolso a los pacientes de la Unión Europea.

 

Noticias Relacionadas