Jueves, 18 de Marzo de 2010

Tamayo anuncia para hoy una cita con Aguirre

Dice que hablarán de "temas relacionados con lo ocurrido en 2003"

ALICIA GUTIÉRREZ ·18/03/2010 - 07:00h

Eduardo Tamayo, en su escaño de la Asamblea de Madrid en 2003. - efe

Eduardo Tamayo, el tránsfuga que en 2003 impidió con su ausencia en la votación que el socialista Rafael Simancas fuese investido presidente de la Comunidad de Madrid, aseguró anoche a Público que hoy tiene una cita con Esperanza Aguirre, la principal beneficiaria de su traición al PSOE, conocida desde entonces como el tamayazo.

En una conversación con este diario, un Tamayo más delgado que hace siete años aseguró que piensa hablar con la presidenta y líder del PP madrileño sobre "temas colaterales con lo ocurrido en 2003". A renglón seguido, abundó en la idea: "Guardan alguna relación con aquellos acontecimientos". Son temas "políticos", dijo. Una portavoz oficial de Aguirre negó ayer que en la agenda de la presidenta esté contemplada ninguna reunión con Tamayo. Muy por el contrario, el ex diputado sostiene que su visita al despacho de la Presidencia madrileña en la sede de la Puerta del Sol está fijada para esta mañana.

Este diario intentó con reiteración y sin éxito que Tamayo aclarase qué asuntos concretos puede tratar con Aguirre alguien oficialmente alejado de la política y que persiste en que su desmarque del PSOE tras las elecciones de mayo de 2003 fue por completo ajeno a motivos económicos.

En tono críptico, Tamayo se limitó a afirmar que en su cita con Aguirre, concedida "a través de un tercero" vinculado al PP y después de que él mismo la solicitase por carta a la presidenta hace "mes y medio o dos meses", hablará de "actuaciones poco ejemplares" de militantes y cargos del PP.

"También vi a Granados"

Público preguntó a Tamayo si, en el supuesto de que su cita sea cierta, podría quedar anulada tras difundirse su existencia. "A lo mejor respondió, pero es ella quien más interés tiene que tener en tener conocimiento de todo eso y de lo que ya le he apuntado en la carta". Este periódico pidió ver esa carta. Tamayo se negó.

Según Tamayo, la de hoy no será su primera cita con Aguirre. "Tuvimos otra", aseveró sin precisar cuándo sólo accedió a confirmar que después de 2003 ni por qué pidió entonces audiencia con la presidenta. Pero matizó que antes de la última misiva, "hubo más cartas" sobre las "actuaciones" de "militantes del PP". Y que esta es la primera que obtiene respuesta.

Pero hay más. Tamayo sostiene que no sólo se ha visto con Aguirre sino, también, con el consejero de Presidencia, Justicia e Interior, Francisco Granados. "Me vi con él en calidad de secretario general del PP, pero en sede institucional, lo que me chocó", cuenta el ex diputado. Según su relato, nada de lo que quiere hablar con Aguirre se relaciona con asuntos urbanísticos. Tamayo dice que vive de la abogacía y que, por culpa de la crisis, ya no se dedica al urbanismo.

"Quien habla de dinero no lo puede demostrar"

Llamada anónima. A primera hora de la tarde, una llamada cursada desde un número fijo y cuyo autor no quiso identificarse comunicó a este periódico que Tamayo se reuniría hoy con Aguirre. Tras varias llamadas de este diario a ese mismo teléfono fijo y a otras personas de su entorno (entre ellas, la esposa de José Luis Balbás, antaño jefe de filas de los llamados 'Renovadores por la Base'), fue Tamayo quien llamó. Y lo hizo para confirmar que el aviso era cierto. Cuando este diario le pidió una cita para que verificase la información personalmente, accedió a ello. El ex diputado asegura que no sabe quién hizo la primera llamada ni por qué.

¿Dinero? ¿Qué dinero? La traición de Tamayo y la entonces también diputada María Teresa Sáez privó al PSOE del Gobierno de Madrid y, tras la repetición de elecciones, terminó dando el poder a Aguirre. La Asamblea de Madrid abrió una investigación formal sobre lo ocurrido. Y el PSOE planteó una querella contra Tamayo y Sáez en la convicción de que no habían actuado por altruismo. El TSJ de Madrid se negó incluso a admitir la querella. El PP aún ocupaba La Moncloa. Ayer, Tamayo volvió a negar que cobrase por ausentarse de la Cámara madrileña en la sesión del 10 de junio de 2003. "Habla de dinero quien no sabe y quien no lo puede demostrar. Y no lo pueden demostrar porque el que dice eso está mintiendo".