Jueves, 18 de Marzo de 2010

Rubalcaba ficha deportistas

El Ministerio del Interior ultima un Real Decreto que da preferencia a los atletas de alto nivel en las pruebas de acceso a la Policía y la Guardia Civil

ÓSCAR LÓPEZ-FONSECA ·18/03/2010 - 08:30h

Los policías Carlos Pérez y Saúl Craviotto, campeones olímpicos de piragüismo. - efe

Los delincuentes tendrán a partir de ahora mucho más difícil eso de huir a la carrera. El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, y su equipo ultiman la redacción de un Real Decreto con el que pretenden incentivar la incorporación de "deportistas de alto nivel" a las filas de la Policía y la Guardia Civil. El borrador de dicho documento, al que ha tenido acceso Público, destaca que el objetivo final de la futura norma es "enriquecer" las plantillas policiales con "efectivos dotados de un componente físico y de sacrificio personal al más alto nivel produciéndose una sinergia entre el fomento del deporte y la mejora de los recursos humanos de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado".

Para ello, la futura norma fijará como "mérito evaluable" en las convocatorias de acceso a Policía y Guardia Civil la condición de deportista de alto nivel del aspirante. Para ello, la nueva norma otorgará una puntuación extra que estos candidatos podrán sumar a la que obtengan en las pruebas ordinarias de acceso. Eso sí, con algunas condiciones.

Busca agentes "dotados de un componente físico y de sacrificio"

Cinco años en la élite

La primera, que el aspirante cumpla los requisitos que fija el Real Decreto 971/2007 sobre deportistas de alto nivel y alto rendimiento para ser considerado como un atleta de élite. La segunda, que dicha condición la haya conservado en los 5 años previos a su solicitud de ingreso en las Fuerzas de Seguridad. A partir de ahí, Interior clasificará a los deportistas aspirantes en tres categorías A, B y C a semejanza de lo que hace el Real Decreto de 2007.

En la primera serán incluidos aquellos que participan en modalidades olímpicas en categoría absoluta (más de 22 años). A la segunda, los que lo hacen en modalidades deportivas no aceptadas por el Comité Olímpico Internacional (COI). Y a la última, los deportistas de menos de 22 años que destaquen en pruebas olímpicas. Según sean incluidos en uno u otro de estos tres grupos, los aspirantes a policías recibirán una puntuación extra diferente. Así, los del Grupo A tendrán 0,35 puntos. Los del B, 0,25. Y los del C, 0,20.

Los atletas de deportes olímpicos con más de 22 años tendrán preferencia

El nuevo Real Decreto también prevé que los deportistas que finalmente consigan convertirse en policías y guardias civiles tengan preferencia para ir destinados a aquellos "destinos relacionados con las actividades físicas y deportivas".

El caso italiano

La iniciativa de Interior no es nueva en los países de nuestro entorno. De hecho, Italia acude desde hace años a los Juegos Olímpicos con un equipo plagado de estos atletas uniformados. En los de Pekín 2008, 170 atletas pertenecían a las Fuerzas Armadas o cuerpos policiales. Cuatro años antes, en Atenas, habían sido 177.

Otros países ya lo hacen; Italia mandó a Pekín-2008 a 170 uniformados

En España, pese a que no es lo habitual, ni mucho menos, ya se han producido casos. En los últimos Juegos Olímpicos, por ejemplo, fueron precisamente dos subordinados de Rubalcaba. Los policías Saúl Craviotto y Carlos Pérez Rial consiguieron la medalla de oro en la prueba de piragüismo K-2. Hace poco, según aseguraron a Público fuentes de su entorno, Interior decidió exonerarles de labores policiales para que puedan entrenarse a diario.

El proyecto de Real Decreto ha sido bien recibido por los miembros de las Fuerzas de Seguridad. Todos los sindicatos de Policía dieron su visto bueno al borrador el pasado lunes, en una reunión que mantuvieron con el director general de la Policía y Guardia Civil, Francisco Velázquez. Un agente que conoce el texto apuntaba ayer a Público que tal vez con él no vuelva a pasar lo ocurrido días después de los sangrientos atentados del 11-M. Entonces, uno de los implicados, Abdelmajid Bouchar, consiguió evitar en un primer momento su detención a la carrera. El islamista era atleta. Sus frustrados perseguidores, que bautizaron a aquel como El Gamo, no.